La Asociación Salvatierra denuncia la inacción de Conselleria ante la destrucción de espacios protegidos en Villena

EL GRUPO ECOLOGISTA ALERTA DE LA GRAVE SITUACIÓN DE LAS AVES ESTEPARIAS A CAUSA DE LA INSTALACIÓN NUEVOS REGADIOS Y  CEPAS DE ESPALDERA

Antigua parcela de cereal en la transformada en cepa con espaldera (Salvatierra)

La asociación para la conservación y desarrollo del patrimonio natural y cultural de Villena Salvatierra alza la voz de alarma sobre la más que preocupante degradación de las zonas de especial protección para las Aves (ZEPAs) de Moratillas-Almela y Els Aforins, en Villena, con lo que especies singulares y en grave peligro de extinción como el Sisón, el Cernícalo Primilla, la Ganga Ibérica o la Ganga Ortega ven seriamente amenazada su supervivencia.

 

Macho de sisón (Salvatierra)

Nos encontramos, sin duda, en puertas de una auténtica tragedia ecológica de graves -e irrevocables- consecuencias. Especies como el Sisón presentan tendencias muy preocupantes que pronostican su inminente extinción en la Comunitat Valenciana y de hecho, ha desaparecido ya de la ZEPA Els Aforins.

Las zonas de las que hablamos son áreas esteparias, espacios abiertos y llanos, dedicados desde antiguo a cultivos cerealistas de secano. Pero se está produciendo un fenómeno en ellas sobre el que Conselleria simplemente no está haciendo cumplir la legislación. Esto deja en evidencia un hecho incontestable: La declaración de ambas zonas como ZEPAs se ha quedado en eso, la mera declaración, pero no se ha traducido en la toma de medidas para hacer cumplir dicha protección, ni en la regulación ni la gestión efectiva de las mismas. El resultado es el auténtico acorralamiento de la zona y, consecuentemente, también de las especies que la habitan.

Ortega (Salvatierra)

Destruyendo las ZEPAs

La sustitución de un sistema extensivo cerealista por un sistema intensivo de leñosas con riego, como el almendro, olivo y recientemente pistacho, y la plantación sistemática de viñedos en espaldera, son incompatibles con la conservación de las áreas esteparias y las especies que las habitan.

Otro grave impacto son las roturaciones de los barbechos de larga duración (campos sin cultivar que sirven de refugio para la fauna) en plena época de cría y con el beneplácito de la Administración, destruyendo los nidos, crías y áreas de alimentación de especies que anidan en el suelo como el Sisón, la Ganga Ortega o la Ganga Ibérica.

Ambas prácticas deberían haber sido aprobadas en cualquier caso por la Administración. El hecho de que se esté llevando a cabo con absoluta impunidad no es sino otra muestra más de la inacción gubernamental en este sentido.

Sumado a esto, la construcción de grandes infraestructuras en áreas vulnerables como la cárcel de Villena o la balsa de San Diego -que pasa por ser el segundo embalse de riego más grande de Europa- o la instalación de la planta termosolar Enerstar -que invade 13 ha de ZEPA els Alforins-, suponen la pérdida permanente de grandes áreas y el deterioro de zonas cercanas.

La gestión de estos espacios dista mucho de lo establecido en la normativa de la Red Natura 2000 y de lo aprobado en el Plan de Acción para la Conservación de las Aves de las Estepas Cerealistas de la Comunidad Valenciana. [2005/14615].

Parcela en barbecho en la ZEPA Moratillas-Almela (Salvatierra)

Una protección sin normas de protección

Tras más de 10 años desde su declaración, estos espacios siguen sin tener aprobadas sus normas de gestión, equivalentes al plan de gestión del espacio natural protegido. Sin estas herramientas, se está dejando de lado la más fundamental y lógica línea de conservación, que es la protección de los hábitats.

Ante lo que la Asociación Salvatierra califica de falta de compromiso por parte de la administración pública valenciana, se presenta a corto plazo un escenario de extinción para el Sisón, la Ortega, y el resto de especies por las que se protegieron estos enclaves. Especialmente doloroso es el caso del Cernícalo Primilla, que tras su extinción en la Comunidad Valenciana fue reintroducido mediante la suelta de pollos criados en cautividad por la propia Conselleria, lo que queda en un sorprendente esfuerzo estéril si los ejemplares que se liberan no tienen un hábitat en el que poder llevar a cabo su ciclo biológico.

Ante este panorama, la Asociación Salvatierra exige que se regule de manera urgente la transformación a leñosas y regadíos en dichos espacios protegidos, se incentive el cultivo de herbáceas y la puesta en barbecho, y se apruebe la Norma de Gestión de las ZEPA “Els Alforins” y “Moratillas-Almela”.

Texto y fotos publicadas en Noticias CV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: