Itinerarios: Costa Sur de Alicante

1.- ÁMBITO GEOGRÁFICO DEL ITINERARIO

El marco geográfico que nos ocupa se extiende por unos 40-50 km. de litoral, correspondiente a tres comarcas alicantinas: L´Alacantí, El Baix Vinalopó y el Baix Segura, destacando la alternancia de costas altas y rocosas con playas arenosas.

2.-PROBLEMAS DE CONSERVACIÓN

  1. Masiva y continua urbanización del litoral.
  2. Regresión de las playas.
  3. Creación de espigones y puertos deportivos.
  4. Suciedad y contaminación por vertidos de petróleo/alquitrán.
  5. Influencia de las artes de pesca (por ej. trasmallos) en las aves marinas que frecuentan la costa.
  6. Deterioro de los restos de sistemas dunares, por ej. en el litoral de Agua Amarga.
  7. Excesiva proliferación de embarcaciones marinas, especialmente de esos molestos y peligrosos artefactos acuáticos que son las motos acuáticas.
  8. Excesiva presión humana.

3.-RECORRIDO

El itinerario discurre de Norte a Sur siguiendo el litoral en unos 40-50 kilómetros de costa, entre el cabo de Huertas y el límite sur de la provincia.

1.-Cabo de las Huertas

foto

Cabo de las Huertas (Miguel Ángel Andrés)

La primera parada/recorrido se sitúa en el Cabo de Huertas, situado al norte de la ciudad de Alicante. Pese a ser una zona altamente humanizada, especialmente en verano, es un lugar donde pueden realizarse excelentes observaciones de aves marinas, particularmente en los meses del año menos transitados. Durante el invierno pueden observarse concentraciones de gaviotas y charranes (gaviotas patiamarillas, sombrías, audouines y cabecinegras así como charranes patinegros, todas ellas dependientes de los barcos pesqueros que faenan en alta mar y posteriormente regresan hacia el puerto de Alicante), bien posados en el mar o en las puntas rocosas del cabo. El cabo también es una espléndida atalaya para ver alcatraces y pardelas.

2. Puerto de Alicante

Continuando el recorrido, el puerto de Alicante sería un lugar magnífico para hacer un seguimiento de aves marinas, en concreto la bocana del puerto que permite la observación cercana de estas aves cuando entran los pesqueros en el puerto (este evento se volverá a repetir en las poblaciones de Santa Pola y Torrevieja). Lástima que el acceso hasta la bocana no esté permitido.

Existe una zona portuaria sí accesible junto a la zona del restaurante Varadero en la que se pueden encontrar buen número de gaviotas en invierno. Igualmente, las gaviotas también suelen posarse en esta zona portuaria para sestear o con motivo de fuertes vientos de levante.

Parte de las instalaciones portuarias pueden observarse desde la desembocadura del barranco de las Ovejas. Esta zona sur portuaria, a resguardo del levante, permite ocasionalmente la presencia de diferentes especies de aves: Aquí se ha observado Negrón común, Porrón moñudo, ¡incluso Cerceta pardilla!, Serreta mediana, Somormujo lavanco, Alca común, etc.

3. Costa de Aguamarga.

Playa rocosa de Aguamarga (Miguel Ángel Andrés)

Playa rocosa de Aguamarga (Miguel Ángel Andrés)

Nuestros “pasos” nos llevan hasta otra preciosa y magnífica zona de nuestro maltratado litoral: la costa rocosa del saladar de Agua Amarga, además junto un  humedal, el saladar de Agua Amarga, el cual se encuentra abandonado y degradado.Este litoral es increible para observar fundamentalmente limícolas, láridos y charranes. Fuera del periodo estival se observan fácilmente buenos bandos mixtos de limícolas, con Vuelvepiedras (+20 ejs), Correlimos tridáctilos (hasta 60-70 ejs), varias decenas de Correlimos Comunes, algún Correlimos menudo (éste es prácticamente el único lugar de la costa donde se ve algún “menudo” con cierta regularidad), chorlitejos patinegros y grandes, y chorlitos grises. Las gaviotas se ven muy bien, tanto posadas en la rompiente o en el vecino Saladar: Gaviota patiamarilla, Gaviota de Audouin (a veces concentraciones muy numerosas). Son frecuentes las agrupaciones de larolimícolas sobre todo en la escollera situada frente al saladar.

4. Costa de Arenales del Sol.

Costa de Urbanova y Arenales del Sol, con el Cabo de Santa Pola al Fondo.

Costa de Urbanova y Arenales del Sol, con el Cabo de Santa Pola al Fondo.

Siguiendo el itinerario, recomendamos dos paradas antes de llegar al cabo de Santa Pola. La 1ª es en la zona central de Urbanova y la 2ª en pequeña elevación situada justo antes de llegar a la playa del Altet. Esta es la llamada Playa del Saladar, una extensa y fantástica playa de arena y dunas que, junto con la playa del Carabassí, se extiende hasta el cabo de Santa Pola. En sun fondos existen barras rocosas paralelas a la costa sobre un fondo arenoso. Desde estos 2 puntos de observación repasaremos bien con los prismáticos y con el catalejo los primeros 300 metros de costa, buscando cualquier mancha o anormalidad que rompa la monotonía de la superficie marina (con el mar en calma). Así, podemos descubrir Alcas, Negrón común (algún pequeño bando), algún ocasional Colimbo (en este caso, mencionar que en esta playa hay 2 observaciones de Colimbo grande); esporádicamente también podremos ver Alcatraces y, generalmente lejos, algún Págalo grande. Andando por la playa (Urbanova, playa del Altet, Los Arenales o el Carabassí), si no está muy frecuentada y presenta montones de algas depositadas por la acción del oleaje, podemos contemplar limícolas que buscan alimento entre las algas de la orilla, o que atrapan bichillos siguiendo el cadencioso vaivén de las olas.

5.-Cabo de Santa Pola

Vuelvepiedras en el Cabo de Santa Pola

Vuelvepiedras en el Cabo de Santa Pola

Nuestro viaje continúa hasta el final de la carretera de Los Arenales-Carabassí, donde ésta se trifurca, desviándonos hacia la izquierda para llegar hasta La Ermita, en el cabo de Santa Pola, discurriendo el vial junto a la orilla del mar hasta llegar a Santa Pola (si en el cruce ascendemos, podemos subir hasta unas infames urbanizaciones situadas en lo alto del cabo, desde donde podemos tener unas vistas impresionantes del cabo y de las dunas del Carabassí; otra opción similar consiste en continuar por la N-332 hacia Santa Pola, y cuando la carretera asciende por la sierra de Santa Pola torcemos a la izquierda por la carretera que se dirige hacia el faro del Cabo, pudiendo tener una amplia panorámica del cabo, del mar y de la isla de Nueva Tabarca. Precisamente desde esta atalaya junto al faro podemos deleitarnos con la observación de algunas aves: Cernícalo vulgar, Abejero europeo, Busardo ratonero, Collalba negra, Collalba rubia, Roquero solitario, Vencejo pálido, Alzacola en las pinadas situadas junto a la zona de aparcamiento del vehículo; en los pasos migratorios pueden sedimentarse en la zona diferentes paseriformes como Collalba gris, Tarabilla norteña, Colirrojo real, Curruca zarcera y mosquitera, etc…-. Si en el cruce anterior, situado al final de la carretera de Los Arenales-Carabassí, optamos por desviarnos a la derecha, podemos observar una doble forma de entender el paisaje por parte de dos municipios lindantes: el de Santa Pola, que en su momento optó por “masificar” (MASA, en un sentido amplio) de chalets y bungalows esta zona hasta la N-332, y el de Elche que, sin embargo, se ha decidido por la protección del paraje natural, adyacente a la macrourbanización, de Balsares/Clot de Galvany/Dunas del Carabassí. Es muy recomendable acercarse al centro de información del paraje, ubicado a unos 200 m., en el camino de tierra que sale justo antes de esa carretera que en el cruce va a la derecha. Después, se puede dar un paseo desde el mar y las dunas hasta las charcas, situadas más al interior.

Avanzamos por la carretera asfaltada que orillea el cabo de Santa Pola, deteniéndonos de vez en cuando. Aquí también podemos ver limícolas costeros (ya mencionados), Cormorán grande y Cormorán moñudo, varias especies de gaviotas y charranes etc. Enlazando con la posible visita al faro del Cabo, desde donde estamos podemos darnos una vuelta por alguna de las pinadas que existen entre el mar y los acantilados, subiendo incluso parte de éstos. En esta zona, en función de la época, y por supuesto fuera de días festivos (en este caso, visitarlo en las horas más tempranas de la mañana), puentes o meses del verano, se pueden observar visual o acústicamente fringílidos, Papamoscas gris y cerrojillo, currucas cabecinegra, rabilarga, zarcera y carrasqueña, Mito, Alzacola, alcaudones común y real, Perdiz común y otros, observados también desde el faro.

6 Isla de Tabarca

Págalo grande e iglesia de Tabarca (M.A.Andrés)

Págalo grande e iglesia de Tabarca (M.A.Andrés)

Antes de continuar estrictamente por la costa, otro hito paisajístico y ornitológico a visitar, en este viaje “entre dos mundos”, es la isla de Nueva Tabarca o Isla Plana, para lo cual deberemos coger el barco en el puerto de Santa Pola, que nos llevará hasta nuestra preciada isla. En verano, atestada de gente, pero podemos dar un agradable paseo, donde no deben faltar los prismáticos. Al deambular por el borde de los acantilados, mentalmente vemos varios ejs. de Paiño común incubando en la oscuridad de pequeñas y pestilentes cuevecillas. En Tabarca nidifican unas 20-30 pp de esta especie. Cuando el calor apriete, no estará de más colocarse las gafas y el tubo de bucear, para descubrir unos fondos marinos de aguas transparentes y llenas de vida. Tras el ejercicio submarino, y con el sol en lo más alto, no estará nada de más degustar un magnífico arroz. El resto del año, la ausencia del gentío de los meses más cálidos permite una visita más sosegada y ortodoxa para la observación de aves. En los pasos migratorios (abril/mayo y septiembre/octubre) pueden verse gran cantidad y diversidad de paseriformes migrantes, con la posibilidad de sorpresa en forma de “rareza”. Durante los meses invernales (noviembre-febrero) aparte de paseriformes, se pueden observar aves marinas. Desde el cementerio, situado al este de la isla, se divisa el islote de la Nao y buen número de bajíos y escollos, donde se posan cormoranes y gaviotas. En el entorno marino que rodea este islote de la Nao se desplazan buen número de ejs. de Pardela balear y Alcatraz. ¡Una verdadera gozada visitar la isla!.

7. Puerto de Santa Pola.

Picado de alcatraz (S.Arroyo)

Picado de alcatraz frente al puerto de Santa Pola (S.Arroyo)

El puerto de Santa Pola podemos visitarlo desde un punto de vista turístico y además disfrutar de las posibilidades ornitológicas que nos ofrece. La llegada de los barcos pesqueros al atardecer trae tras de sí una increible estela de gaviotas, pardelas y Alcatraces. Ocasionalmente Págalos parásitos, incordiando a gaviotas y charranes.

8 Playa del Tamarit.

Playa del Tamarit

Playa del Tamarit

Seguimos costeando y nos encontramos con una extensa y magnífica playa arenosa que llega hasta Torrevieja, prácticamente sin solución de continuidad, tan solo interrumpida por la desembocadura de los ríos Vinalopó y Segura. Paralela a ella nos encontramos un fantástico humedal, las salinas de Santa Pola, y más adelante otro importante espacio natural, las dunas de La Marina/Guardamar. Este tramo tan amplio lo comenzaremos en coche por la carretera que bordea Playa Lisa; al finalizar ésta, salimos a la carretera N-332 dirección Guardamar, parando con extraordinario cuidado en el lado izquierdo de la carretera unos 500-600 m. más allá, junto a una valla que impide el acceso a la playa del Tamarit (¡Puede ser más prudente sobrepasar esta zona y cambiar de sentido en una pequeña explanada situada unos 300 m más allá de la torre del Tamarit!). Estacionamos el vehículo y nos acercamos hasta la playa, recorriendo ésta hacia el sur, hasta la desembocadura del río Vinalopó. Este tramo es increible (¡ya comentado en el itinerario del P.N. de las salinas de Santa Pola!), pudiendo ver todos los limícolas costeros habituales (también Aguja colipinta, Ostrero, Archibebes común y claro, e incluso algún Correlimos gordo), gaviotas (por ej. Gaviota picofina en la desembocadura del Vinalopó). En los primeros 300 m. de costa, son muy frecuentes los Somormujos lavancos (20-30 ejs), algún Zampullín cuellinegro (muy raros en el mar), Negrón común, Alcatraz e incluso Colimbo grande y chico, ocasionalmente. De vez en cuando, anátidas no marinas como Cerceta Común, Pardilla o Carretona, algún bando de Cuchara común… Así mismo, son frecuentes las idas y venidas entre el mar y las salinas de los Cormoranes grandes durante el invierno, Charrán común y Charrancito en los meses estivales, y el Charran patinegro prácticamente todo el año.

9.- Playas del Pinet/La Marina/Guardamar.

pinet

Después de este tramo, volvemos a la carretera N-332 hasta El Pinet, donde terminan las salinas de Santa Pola ( para llegar allí nos desviamos a la derecha para acceder a la, de momento, entrada Norte a La Marina), paseando hasta la margen Norte de la desembocadura del río Segura.

10. Desembocadura del río Segura.

Desembocadura del río Segura

Desembocadura del río Segura

Os recomendamos que leáis el itinerario especifico de nuestra página para conocer este fantástico enclave.

Aquí, podriamos incluir también el sector situado entre la margen Sur de la desembocadura del Segura hasta las últimas casas de Guardamar. Así pues, del Pinet hasta el final de Guardamar, que se puede realizar andando, en coche o mitad y mitad, realizando paradas de observación cada 300-500 m., a ser posible desde algún lugar elevado, por ejemplo la primera elevación dunar, paseos marítimos, etc. Toda esta zona es muy buena para ver Correlimos tridáctilo, Gaviota picofina, charranes, Págalo grande y parásito, grandes bandos de Alcas, algunos años bandadas de Pardela balear.

Cuando nos desplazamos de la zona Norte de la desembocadura buscando la margen Sur del río, podemos recorrer el trozo final del río Segura a su paso junto a Guardamar. Dependiendo de la época y las condiciones del cauce (mayor/menor vegetación, presencia de pequeños charcos en las orillas, etc.) pueden verse limícolas, gaviotas (2 observaciones de Gaviota cana), Cormorán grande, Fochas, anátidas, garzas, paseriformes, etc.

11.- Dunas de La Marina/Guardamar.

Chorlitejo patinegro en la desembocadura del Segura (S. Arroyo)

Chorlitejo patinegro en la desembocadura del Segura (S. Arroyo)

Otra parada, casi inexcusable, que debemos realizar, consiste en andar unas horas por las dunas, tanto herbáceas como de pinar, para observar otras aves, entre ellas las forestales. Buenos sectores son por ejemplo: 1.- el que va de la carretera que va a la playa del Rebollo (límite entre La Marina –Elche- y Guardamar) hasta la propia desembocadura del Segura, pudiendo ir a la ida atravesando la pinada dunar y regresar por la playa, o viceversa. 2.-Otra zona interesante es tras pasar Guardamar, los 2-3 km. antes de llegar a La Mata (Torrevieja). Según las fechas, se puede observar Alcaudón común y real, Escribano soteño, Mito, Papamoscas gris y cerrojillo, Colirrojo real y otros migrantes más o menos forestales, Curruca cabecinegra (muy abundante, especialmente en los corrales dunares, con pinos achaparrados en su interior) carrasqueña y capirotada, Carbonero común, Reyezuelo listado, Mirlo común, Tórtola común y turca (ésta en proximidad de viviendas), Paloma torcaz, Zorzal charlo, Petirrojo. El chorlitejo patinegro nidifica en las dunas herbáceas. Si tenemos mucha suerte podemos llegar hasta sorprender algún Buho chico, o al menos “intuir” su presencia.

12.- Cabo Cervera

Tormenta en Cabo Cervera (Miguel Ángel Andrés)

Tormenta en Cabo Cervera (Miguel Ángel Andrés)

Haciendo camino, llegamos hasta el cabo Cervera, en la costa de Torrevieja, incluyendo en este punto el resto del litoral hasta Torrevieja. Este pequeño tramo de costa acantilada es precioso, magnífico desde cualquier punto de vista. Desgraciadamente, el grado de urbanización y humanización de la zona es exagerado, y paradigma de la escasa o nula estima hacia nuestro patrimonio natural, por parte de la clase política que dirige los ayuntamientos costeros. En este cabo pueden realizarse espléndidas observaciones ornitológicas de limícolas y aves marinas. De limícolas pueden observarse bien todos aquellos que frecuentan el litoral, e incluso hay un par de citas de Correlimos oscuro, una de 1 ej. que permaneció todo el invierno, y otro ej., junto con vuelvepiedras y correlimos tridáctilos, en piedras de la orilla de la playa de La Mata. Las gaviotas suelen reposar en las orillas del cabo o de otras puntas de la costa acantilada que llega hasta Torrevieja, siempre que no haya temporal de levante o la zona esté muy frecuentada por paseantes (mejor a primeras horas de la mañana y a las horas de la comida). Pueden verse concentraciones mixtas de Gaviotas patiamarillas, sombría y de Audouin, así como reidoras y cabecinegras. Muy ocasionalmente alguna Gaviota cana y tridáctila. Con ellas es frecuente la presencia de charranes patinegros, con una observación de Charrán bengalés. Estas aves están estrechamente a las pesquerías de la flota pesquera del puerto de Torrevieja, descansando la mayoría de estas gaviotas en las salinas de Torrevieja, sobre todo, y de La Mata. Desde el cabo se puede observar con facilidad bandos de Pardela balear, sobre todo en diciembre y enero, y Pardela cenicienta –entre julio y octubre-, Alcatraz e incluso Págalos parásitos, frecuentemente siguiendo las evoluciones de las gaviotas y charranes que siguen a los pesqueros de vuelta a puerto (De hecho el puerto de Torrevieja también es lugar adecuado para observar gaviotas, pardelas y págalos siguiendo a los pesqueros que regresan tras la pesca). Esporádicamente, repasando el horizonte marino con el catalejo, podemos sorprender a lo lejos el paso de algunos delfines, o los saltos fuera del agua de algún pez espada.

 

 

Deja un comentario