Itinerarios: Pantano de Elche

ITINERARIOS ORNITOLÓGICOS EN EL PANTANO DE ELCHE

 

Adolfo J. Quiles, Marcos Ferrández, Oscar Aldeguer y Sergio Arroyo

Paisaje del Pantano de Elche ( J. Ramos)

Paisaje del Pantano de Elche ( J. Ramos)

1.- Descripción del paraje

El Pantano de Elche y su entorno es un espacio natural con unos valores medioambientales e históricos de gran relevancia. Se trata de una obra de ingeniería hidráulica del siglo XVII, construida para embalsar las aguas del río Vinalopó, encontrándose en su entorno una amplia variedad de instalaciones asociadas con el aprovechamiento del agua, como acequias, molinos o acueductos. Es muy destacable el interés ambiental que posee la zona al haber mantenido durante varios siglos una lámina de aguas permanentes en un entorno árido, siendo especialmente destacable la variedad ornitológica asociada a esta zona húmeda.

La protección legal que goza en estos momentos es la que le proporciona su inclusión en el Catálogo de Zonas Húmedas de la Comunidad Valenciana, con una extensión de 84’38 ha, repartidas entre los términos municipales de Elche y Aspe.

En febrero de 1995 la compuerta del pantano se rompió provocando que se vaciara en pocas horas el agua embalsada y arrastrara una gran cantidad de lodos depositados en su fondo, procedentes en buena parte de los residuos de la actividad de la industria del mármol de los municipios situados aguas arriba del río Vinalopó. A las pocas semanas de este suceso y con el fin de que la corriente del río no siguiera arrastrando esos materiales, fue desviado su curso antes de entrar en el vaso del pantano, quedando éste completamente seco.

Esta situación se mantuvo durante más de una década, hasta 2008 en que con un proyecto de restauración, promovido por el Ayuntamiento de Elche y financiado por el Ministerio de Medio Ambiente, se reparó la compuerta del pantano, lo que ha permitido la restitución de la lámina de agua. Además de esta actuación, en el mencionado proyecto se contemplaban otras acciones para completar la restauración ambiental de la zona, que finalmente no se llevaron a cabo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cantueso (S. Arroyo)

2.- Vegetación

Entre la comunidad vegetal del Pantano destacan por su valor diversas formaciones endémicas, entre las cuales se encuentran los tomillares (muy raros en el resto de España y, por supuesto, en Europa, lo cual les vale su catalogación como “hábitat prioritario” de cara a su conservación en el marco de la Unión Europea). Especies destacables pertenecientes a estas formaciones son el cantueso (Thymus moroderi) y el rabo de gato (Sideritis leucantha).

En zonas con suelos mejor conservados y con mayor contenido en materia orgánica encontramos formaciones de arbustos perennifolios como el lentisco (Pistacia lentiscus), el palmito (Chamaerops humilis), el espino Negro (Rhamnus lycioides) y la efedra (Ephedra fragilis), entre otros.

El espartal es la formación dominante en suelos más erosionados, mientras que los numerosos barrancos y en los alrededores de la cubeta del Pantano destacan formaciones higrófilas y halófilas, con pequeños bosquetes de tarajes asociados.

3.- Localización

El Pantano de Elche se encuentra a caballo de los términos municipales de Elche y Aspe. En el primer municipio se ubica la presa y la zona de aguas libres, mientras que al segundo pertenecen la mayor parte del extenso carrizal de la cola y varios de los barrancos más interesantes del lugar.

4.- Avifauna

Desde la reparación de la presa y la restitución de la lámina de agua, varias especies de aves acuáticas han recolonizado esta zona húmeda, siendo el objetivo de un estudio realizado por AHSA entre 2007 y 20012. Recuperando la diversidad de la que gozaba con anterioridad y aumentando el interés que ya tenía este espacio natural.

Primera pollada de focha común en la desembocadura del río Segura (S. Arroyo)

Focha común con pollos (S. Arroyo)

Durante todo el año se pueden observar porrones comunes, malvasías, azulones, zampullines cuellinegros y chicos, calamones, fochas comunes, garcetas comunes, garzas reales. En invierno, también patos cucharas, cercetas comunes y somormujos lavancos. Es un buen lugar para la observación de rapaces, sobre todo durante los pasos migratorios, culebreras, abejeros, gavilanes, alcotanes, aguiluchos cenizos y laguneros, éstos últimos también están presentes durante el invierno. También son de gran interés los paseriformes que encuentran refugio en el gran carrizal que se extiende por la cola del pantano, donde se reproducen un destacado número de parejas de carriceros comunes y tordales o de ruiseñor bastardo, al que podemos encontrar durante todo el año. En la invernada destacan los escribanos palustres y los pechiazules, también las numerosas concentraciones de estorninos pintos o garcillas bueyeras que forman grandes dormideros. Aunque es durante la migración cuando podemos encontrar una mayor diversidad de especies, pero muy dificultada a causa del espeso carrizal.

5.- Accesos

Desde Alicante pude accederse a Elche tanto por la N-340 como por la A-7. Si se utiliza la A-7 se debe acceder a la Avenida del Ferrocarril por la salida Monforte-Elche. La citada avenida nos conduce directos a la Estación de Autobuses, frente a la Universidad “Miguel Hernández”. Por la N-340, llegando a Elche se llega a una rotonda donde cogemos la avenida que sale a la derecha, la Avenida del Ferrocarril, que nos lleva a la Estación de Autobuses, desde donde se inician los itinerarios.

6.- Época recomendada para la visita

Cualquier época del año es recomendable para su visita, aunque en primavera y verano conviene evitar las horas centrales del día por la fuerte insolación solar.

Rascón (S. Arroyo)

Rascón (S. Arroyo)

7.- Descripción de los itinerarios

Ruta 1: Ladera oeste del Pantano de Elche

Desde la rotonda que se encuentra entre la estación de tren y la de autobuses, sale de frente el Camí del Pantá, al llegar a la Ronda Norte giramos a la izquierda en dirección Murcia, en la primera rotonda que encontramos nada más cruzar el puente del Bimilenario, tomamos la primera salida a la derecha, el ¨Camino los Magros¨. A unos dos kilómetros veremos una bifurcación de caminos. Allí cogemos el camino asfaltado de la izquierda, que va subiendo poco a poco ofreciéndonos una panorámica del valle por el que transcurre el Vinalopó. A un kilómetro de distancia nos encontramos con un merendero público. El río queda unos cuarenta metros más abajo, y justo enfrente, en la otra orilla, la Acequia Mayor del Pantano junto con una línea de palmeras, donde se encontraba el Moli dels Magros, una antigua fábrica de harina que fue demolida hace unos años.

Aunque el camino continúa, el acceso a los coches está cortado, por lo que deberemos dejarlo y continuar a pie el resto del trayecto. Siguiendo el camino, y tras subir alguna pequeña cuesta, llegamos a los primeros bancales.

Bajando por el camino principal dejamos a la derecha unos altos pinos, lugar idóneo para observar paseriformes y escuchar algún pito real, especie que nidifica en la zona. En este punto, el camino vuelve a subir. A escasos doscientos metros de iniciada la subida, tomamos un camino a la derecha que desciende poco a poco para llegar, a unos cien metros, a otro camino que circundo la orilla oeste del embalse. Este punto es un excelente lugar para ver aves acuáticas en el embalse.

Aviones roqueros en el pantano de Elche (O. Aldeguer)

Aviones roqueros en el pantano de Elche (O. Aldeguer)

Siempre sin dejar el camino más cercano al embalse, continuamos unos seiscientos metros hasta llegar a un punto en el que, inevitablemente, si queremos continuar hemos de hacerlo por caminos que cruzan los amplios bancales de naranjos. Aquí, en la orilla del embalse, se encuentra el más denso bosquete de tarays de la zona, lugar ideal para la observación de paseriformes típicamente palustres o no, como es el caso de mosquiteros, papamoscas, carboneros y currucas de todo tipo, que campan a sus anchas en la espesura.

La ruta acaba en una loma cercana, justo delante y un poco a la izquierda de los tarays, desde donde puede contemplarse una buena vista tanto del Pantano como de las roturaciones que por esa orilla han trasformado el paisaje original.

Carrizal de la cola del Pantano (S. Arroyo)

Carrizal de la cola del Pantano (S. Arroyo)

Ruta 2: Ladera este del Pantano

Al igual que en el anterior itinerario, tomamos la carretera del Camí del Pantá, que sale de frente desde la rotonda que se encuentra entre la estación de tren y la de autobuses. Bordeando la UMH y los viveros municipales, se dirige hacia la Ronda, aunque en este caso la atravesaremos. Pasando ésta, a unos 200 metros, encontramos una bifurcación y tomamos la estrecha carretera que queda a la izquierda. Sin dejarla, cruzamos la A7 y continuamos unos 4 kilómetros entre la zona de lomas de detrás del Puntal del Búho (donde se encuentra el antiguo vertedero municipal a medio sellar) y el Castellar, hasta que llegamos a una cerrada curva de 90º donde hay unos bancales con olivos, cogiendo el camino de tierra que sale de frente, dejamos el vehículo (sí vamos en coche) 100 metros más allá, junto a un acueducto que cruza esta zona. Tomamos el sendero que pasa por debajo de uno de sus ojos, que nos conduce hasta una ancha pista que bordea el lado este del Pantano. Allí torcemos a la izquierda, discurriendo entre las erosionadas laderas (donde podemos avistar collalbas negras y roqueros solitarios) y el extenso carrizal desde donde se escucha los cantos y reclamos de innumerables pajarillos que se ocultan en la espesura. Caminando unos 500m llegamos hasta las orillas de la lámina de agua, esta parte del embalse está invadido de carrizo, por lo que para tener una buena perspectiva debemos continuar unos 200m mas hasta que llegamos a unos grandes piedras situadas junto a la pista, desde allí parte un pequeño sendero que asciende por la ladera del Castellar. A unos 50 m hay un pequeño repecho desde donde se tiene una buena vista que abarca desde el muro de la presa hasta el extenso carrizal de la cola del pantano. Para tener una mejor panorámica podemos continuar la senda que nos conduce hasta la cima del Castellar, en sus cortados, durante la invernada,  podemos observar grupos de aviones roqueros. Desde esta altura disfrutaremos de una completa visión del entorno del pantano y de buena parte del término municipal de Elche, si dirigimos nuestra mirada hacia la costa.

Deja un comentario