SE DECLARA PRESCRITO EL PROCESO JUDICIAL POR LA DESTRUCCIÓN DEL SALADAR DE SAN ISIDRO

Ayer se debía celebrar el juicio por los daños provocados en el saladar de San Isidro por la realización de las obras de un paso elevado sobre la vía férrea Alicante – Murcia en esa localidad, hechos denunciados por AHSA en 2004. Nuestro compañero Miguel Ángel Pavón, como firmante de la denuncia, fue convocado como testigo por quinta vez ( La primera citación fue el 21-9-2009, la segunda el 1-3-2010, la tercera el 12-7-2010 y la cuarta el 20-1-2011, tras la que una funcionaria judicial les comunicó que la causa volvía a la fase de instrucción) para la apertura del juicio oral  por tres delitos: contra la ordenación del territorio, el patrimonio histórico y el medio ambiente.

plantación

Once años después de denunciarse los hechos no se celebra el juicio y nadie es culpable de unos delitos que han prescrito por la demora en celebrarse un juicio que ha sido aplazado una y otra vez, en alguna ocasión por incomparecencia de alguno de los acusados. Todo lo relativo a este procedimiento judicial nos parece un despropósito, desde que no se encausara a la administración promotora de las obras, la Diputación de la época de José Joaquín Ripoll, para que fueran varias pequeñas empresas subcontratadas las encausadas, hasta que todo prescriba por el éxito de una evidente estrategia de dilación del proceso.

talud

Nada pasa por arrasar parte de un humedal y por afectar a un yacimiento arqueológico, parece que ese sea el mensaje que desde la justicia se lanza a la sociedad. El saladar de San Isidro fue arrasado en una extensión de 10 hectáreas para ocuparse por una infraestructura viaria que podría haberse podido realizar sin afectarse al saladar. En la actualidad todavía permanece una pequeña parte del saladar en relativo buen estado de conservación, aunque las obras del AVE también han tenido una afección negativa al haberse ocupado con acopios de materiales otra parte del saladar que quedó también arrasada. Al retirarse esos acopios los terrenos fueron roturados para realizar una plantación con una especie que parece del género Atriplex, suponemos que como medida correctora del impacto de las obras del AVE, una plantación innecesaria, ya que simplemente se tendría que haber dejado que las especies vegetales autóctonas de lo que queda del saladar ocuparan esos terrenos.

rebrote

En definitiva, otro episodio lamentable de la justicia en relación a la protección de nuestro medio ambiente. Llueve sobre mojado tras la sentencia por la contaminación del río Segura que concluyó con una única condena en costas a los grupos ecologistas que denunciamos la contaminación del río en 1998, AHSA y Ecologistas en Acción  Lo mismo podría decirse de denuncias por roturaciones en la Sierra de Escalona que han acabado sin ninguna condena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?

A %d blogueros les gusta esto: