Crónica de la salida a la desembocadura del río Segura

El 24 de enero organizamos una visita a la desembocadura del río Segura. El punto de encuentro fue junto al puente de hierro de Guardamar, dejamos los coches en el aparcamiento del centro comercial que hay en las orillas del río, precisamente construido de forma ilegal dentro de la zona húmeda protegida, denunciado por AHSA en su día y sin noticias de que se haya abierto ningún proceso judicial al respecto.

IMG_0678

A la cita acudimos 11 personas: Mercedes, Peter, Manolo, Samuel, Ernesto, Carlos, Loli, Pablo, Sonia, Jorge y el que suscribe. Se presentó una mañana fresca y soleada que animaba a dar un paseo por las orillas del río. Iniciamos el recorrido visitando el azud de San Antonio y el tramo del meandro del cauce antiguo. Las primeras aves las localizamos en las charcas que se forman en el cauce nuevo junto al puente de la N-332, algunas garzas reales, garcetas comunes, una lavandera casacadeña, un martín pescador y una poco habitual invernante garcilla cangrejera.

Galápago leproso

Galápago leproso

Cruzando a la orilla norte del cauce nuevo continuamos recorrido hacia la costa, flanqueado por el carrizal del río, recientemente segado, y los diferentes cultivos de huerta, que propician la presencia de verdecillos que ya cantaban entusiasmados, carboneros, verderones, currucas cabecinegras, capirotadas, abubillas y algún alcaudón real siempre vigilante a la caza de algún desprevenido pajarillo. Según avanzamos hacia el mar, se rarifica el carrizo, aparecen las especies vegetales mas tolerantes a la salinidad y se abre una lámina de agua mas extensa donde nadan fochas, ánades reales, pollas de agua, gaviotas reidoras, 5 cigueñuelas que descansan en una de las isletas del río, cormoranes grandes y mas cantidad de garzas reales y garcetas comunes. En ese punto se inicia el cauce del meandro del río en el que desembocan varios azarbes provenientes de los sobrantes de riego de toda la Vega Baja y ya corre paralelo al cauce nuevo (excavado en los años 90 tras los desastrosos efectos de las inundaciones de octubre de 1987) hasta el mar. En el inicio de este meandro del cauce viejo vemos un ejemplar de galápago leproso, asoleándose en una piedra,  en contadas ocasiones se han observado ejemplares de la especie, sin embargo la tortuga de Florida, una especie invasora es mucho mas abundante e incluso ha llegado a reproducirse en el río.

Garcilla cangrejera

Garcilla cangrejera

Mas adelante encontramos a la garcilla cangrejera, aunque esta vez nos permite verla a poca distancia, aguantando estoicamente al grupo de observadores haciéndole fotos y murmurando miramiramira!! y allíallíallí!!! Con ella se encontraba también una hembra de avetorillo, pescando pececillos entre los restos de basuras arrastrados por los azarbes. Nos tendremos que resignar a convivir con las basuras? Seguimos camino y continuando viendo martines pescadores, disminuyendo el entusiasmo de forma proporcional con cada ejemplar que observamos.

Avetorillo hembra

Avetorillo hembra

Llegando a la gola encontramos la cotidiana concentración de gaviotas reidoras en un banco de arena, acompañadas de cormoranes que secaban sus alas al sol, y el bando de fochas “marinas” capuzándose junto a la escollera y poca variedad mas, apenas una gaviota sombría, una picofina, un charrán patinegro, un pequeño grupo de correlimos tridáctilos, un archibebe claro y un zarapito trinador. Un mirada con el telescopio al entorno marino, no aporta nada nuevo pese a que había un mar calmado y magnífica visibilidad. Con lo que dimos por terminada la jornada y volvimos por donde habíamos venido.

Texto y fotos S. Arroyo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: