PRESENCIA DE LA LIBÉLULA SYMPETRUM SINAITICUM EN LAS LAGUNAS DE RABASA

Sympetrum sinaiticum macho

El jueves 23 de octubre de 2014 visito brevemente Los Hondos de Rabasa y, nuevamente, tengo que congratularme de observar un par de machos de Sympetrum sinaiticum. La especie no aparecía citada en la provincia de Alicante, en el libro de referencia “Les libél.lules de la Comunidad Valenciana”, aunque los autores sí apuntaban la posibilidad de su presencia, a pesar de no haberla registrado.

Sin embargo, algunos observadores de odonatos la hemos estado observando de manera regular en diversos medios acuáticos del interior de la provincia; por ejemplo, en el río Vinalopó a su paso por Banyeres de Mariola o en el humedal de El prado, en Pinoso. Asimismo, es una especie regular y común en el término de Yecla, a muy pocos kilómetros de Pinoso. Por aportar algo más, en un precioso artículo aparecido en la revista Quercus de octubre, sobre libélulas africanas en la península ibérica, entre las referencias no aparece citada para la provincia de Albacete, sin embargo sí esta presente en esta provincia, pues la observo desde hace al menos tres años en Almansa, en el paraje de La Mearrera o Arroyo de los Molinos (por si algún castellano manchego lee estas cosas) Sin embargo, no recuerdo haberla visto en ninguno de los humedales costeros de nuestra provincia alicantina, los cuales visito con cierta frecuencia. Esta es una especie muy parecida en coloración y periodo de vuelo a Sympetrum striolatum; aunque los machos de Sympetrum sinaiticum son casi inconfundibles por la rayas negras que presentan en el lateral de los primeros segmentos abdominales. Ambas especies, sinaiticum y striolatum, son típicas de finales del verano y del otoño (Sympetrum striolatum protagonizó hace unos pocos años una migración multitudinaria, particularmente visible en la playa de San Juan, para que os acordéis de ella).

Durante esta fugaz e imprevista visita, en la que no llevaba la cámara, aunque sí (menos mal) los prismáticos, pude observar otras libélulas comunes, entre ellas otra libélula otoñal, de tamaño medio-grande: Aeshna mixta. Asimismo, diversos pajarillos: Ruiseñores bastardos, algún pechiazul, 1 veloz martín pescador, currucas capirotadas y otros más comunes. Por los taludes perilagunares, 1 roquero solitario (aparte de mí)y un grupito de 7 grajillas. Además, asistí asombrado a los lances cinegéticos de un galgo (posiblemente del cabrero que hay por la zona) tras una liebre, que estaba en desventaja corriendo por los caminos por lo que de vez en cuando se metía entre el matorral, aunque al final no le sirvió de nada, pues acabó capturada.

Texto y foto de Jacobo Ramos

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: