Crónica de la salida en barco de aves marinas 29/03/2015

Nueva edición de las salidas santapoleras de marinas el 29 de abril de 2015, con algo de sueño por el cambio de hora, que se pasa rápido gracias a que llevamos en el cuerpo toda la ilusión del mundo.

Después de la odisea de recoger el pescado el sábado en el Mercado Central(me lo cerraron y no quedaban carros así que me tocó cargar las cajas a mano…), nos presentamos tempranito en Santa Pola y Elías y Miguel Ángel  me ayudan a trasladar los bártulos.

Sergio, Krys y yo nos ponemos a cocinar el chum, mientras algunos otros cortan la inmensidad de pan duro que había.

Ya listos salimos de puerto y Jana no tardó en usar sus superpoderes para localizar delfines saltando, lo cual , además de muy contentos, nos dejó con la sensación de que ya sólo por eso la salida había merecido la pena. Pero es que Alex a continuación vio un fugaz pez luna, que no hubo manera de relocalizar.

Salpicón de delfín saltando

Salpicón de delfín saltando

Ya en los alrededores de los criaderos de pescado, vemos algo de migración (ya habíamos visto llegar una golondrina al zarpar) con alondras, lagunero, petirrojos, archibebe común… además de unos vuelvepiedras que utilizan los jaulones como comederos  improvisados.

Archibebe común

Archibebe común

Daniel ocupa mi puesto lanzando pescado ,pero la pereza suma de las gaviotas (adouines, patiamarillas, sombrías y cabecinegras) nos deja un poco con la sensación de que los bichos ya han comido y que, el resto del día, aquello va a ser un paseo romántico por la costa pero poco más. Desesperante ver como una horda de charranes patinegros  sale en vuelo desde los criaderos y termina por ignorar nuestro pescado.

Gaviota cabecinegra

Gaviota cabecinegra

Gaviota sombría

Gaviota sombría

Patiamarilla persiguiendo a adouin

Patiamarilla persiguiendo a adouin

Así que decidimos partir hacia los alrededores de Tabarca.

Jana coge el lanzador de chum mientras yo tiro algo de aceite de sardina para dejar rastro sin saber lo que se avecinaba.

Primera encendida de motores y vemos que las gaviotas saltan sobre el rebufo del barco ¿¿¿¿????

-Espera Cesar! Ve un poco más lento!

Desaparece el rebufo y los bichos se dispersan…

-Cesar, ¿puedes ir un pelín más rápido para agitar más el agua? Parece que a los bichos les mola…

Y así comenzó todo.

Primero dos, luego tres, luego 6 gaviotas de adouin se iban sumando a nuestra estela mientras Jana lanzaba bien alto el chum para que se viera bien desde lejos, hasta que el séquito era espectacular.

(Una de ellas por cierto, anillada BF30 por Sergio en  2010 en Torrevieja y que nos visitó después de varias vueltas por Málaga y  Cartagena según pudimos saber después al comunicar la anilla).

Gaviota de adouin anillada BF30

Gaviota de adouin anillada BF30

Las parejas de charranes comunes también hicieron su aparición, anunciándonos ya su próxima llegada a sus lugares de cría en la costa de Santa Pola.

Charrán común

Charrán común

Fue entonces cuando todas las gaviotas, sin razón aparente, se alzaron como un plato anunciando que algo estaba ocurriendo.

-Mirad bieeeeen! gritó Jana avisando que algún bicho gordo podía estar llegando.

Y justo entonces un precioso págalo grande manchado de blanco en la cabeza entró en escena a lo bestia para robar pescado. El barco fue una fiesta de sonidos de obturador de cámara.

Págalo grande con marcas blancas en cabeza

Págalo grande con marcas blancas en cabeza

En una de esas fotos se aprecia que además IBA  ANILLADO!!!!!, pero en todo el resto la anilla metálica queda oculta entre el plumaje, y la de lectura a distancia parece no estar….así que no podemos saber su procedencia.

Págalo grande anillado

Págalo grande anillado

_MG_0225

Págalo grande con patas plegadas. La anilla/anillas quedan ocultas

Este mismo bicho hizo varias apariciones posteriormente, demostrando que , aunque parezca que desaparecen, siempre vigilan desde la distancia para volver cuando les apetece.

Pagalo grande (abajo) y todo el resto del mundo de las gaviotas (arriba)

Pagalo grande (abajo) y todo el resto del mundo de las gaviotas (arriba)

Casi al mismo tiempo, las pardelas baleares cruzaban una y otra vez la estela del barco sin pararse demasiado, aunque un par de balsas de ellas se dejaron ver bastante bien (conté  unas 40 pardelas en la foto a la primera balsa).

Pardela balear

Pardela balear (Puffinus mauretanicus)

Una de ellas, por cierto, bastante blanquita como para ser ligera candidata a Pardela mediterránea (Puffinus yelkouan)

Pardela mediterránea?

¿Pardela mediterránea (Puffinus yelkouan)?

Y cómo no, los alcatraces atlánticos de distintas edades también hicieron su aparición regalándonos algún picado entre las gaviotas.

Primer invierno de alcatraz atlántico

Primer invierno de alcatraz atlántico

Alcatraz atlántico adulto

Alcatraz atlántico adulto

Según llegamos a Tabarca, las patiamarillas iban sustituyendo gradualmente a las adouines, teniendo finalmente un grupo tras la embarcación que en ocasiones llegaba a impresionar, además de nuevas balsas de pardelas que descansaban tranquilamente.

Balsa de pardelas baleares levantando el vuelo

Balsa de pardelas baleares levantando el vuelo

Fue entonces cuando Óscar tomó el mando del lanzador e hizo aparecer un segundo págalo grande (este sin tanto blanco en la cabeza y con algunas plumas del ala que le faltaban) que volvió a poner firmes a todas las asistentes.

Págalo grande con marca alar

Págalo grande con marca alar

Lanzamos el bloque congelado de chum, pero no pareció tener demasiado éxito, ya que no terminó de concentrar a los bichos que seguían pareciendo estar más atraídos por el movimiento del agua detrás de nosotros. Sólo algunos cormoranes moñudos se acercaron a curiosear….

Cormoranes moñudos y chum congelado

Cormoranes moñudos y chum congelado

Una vez terminado todo el pescado, y con las retinas bien llenas de bichos, nos volvemos charlando animadamente hasta Santa Pola los 28  marineros pajareros (y una alondra-bisbiteña…)

alondra-bisbita??

alondra-bisbita??

Un final genial , para resumir el buen ambiente que se vivió en el barco y los buenos ratos que nos hicieron pasar, como siempre, las aves.

Miguel Ángel Andrés

www.dbicheros.com

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: