Ecologistas acusan al Consell de ir «al son» de promotoras y alcaldes con el Plan Territorial

AHSA considera «una desfachatez» que la exposición pública del proyecto para ordenar el urbanismo de la Vega Baja se vaya a retrasar varios meses

Terrenos del entorno de la laguna de Torrevieja afectados por un macroproyecto urbanístico (S. Arroyo)

Solo un día después de que el conseller de Política Territorial, Arcadi España, dijera en su visita a la comarca que el Plan de Acción Territorial de la Vega Baja se someterá a exposición pública en los próximos meses las reacciones no se han hecho esperar. El documento que pretende ordenar el urbanismo, con un rango superior a los planes generales de ordenación urbana de los 27 municipios, es clave para limitar el crecimiento, algo que levanta ampollas.

El proyecto, que se anunció hace casi cuatro años y que lleva pendiente de pasar a información pública desde junio, bajo la promesa reiterada de estar «en unas semanas», ahora se dilata en el tiempo en busca de «consenso», según explicó el conseller.

>Miguel Ángel Pavón, presidente de Amigos de Sierra Escalona, y vicepresidente de Amigos de los Humedales del Sur de Alicante, tacha el hecho de «vergonzoso», porque, a su juicio, se constata que «el Consell va al son que marcan alcaldes y promotores». En suma, dice, «una desfachatez», y todo «para contentarlos en perjuicio de la ordenación sostenible del territorio».

A Pavón esta historia ya le suena. Es calcada, argumenta, a la situación que se vivió hace 16 años, cuando el PP propuso un plan de acción territorial que no se llegó a tramitar. «Lo dejaron morir”» recuerda. Por entonces, se constituyó la coordinadora «La Vega Baja no se vende», que ahora se llama «Vega Baja sostenible» Formada por colectivos vecinales y ecologistas, como las dos organizaciones a las que representa, sus objetivos siguen siendo los mismos, porque «todo sigue igual»: exigir que el plan acabe con la especulación urbanística y que apueste por el desarrollo social y sostenible de la comarca.

Por eso, es muy crítico con lo que cree que es la intención de la Generalitat: «Supeditarse al beneficio económico y primar el interés del promotor» en lugar de resolver los asuntos heredados que arrastra la comarca en materia de protección del territorio. Por ejemplo, «un urbanismo disperso y la falta de planificación en las últimas décadas» lo que califica de «lacra».

Incluso, sostiene que parece que se entorpece de forma premeditada, por las presiones y los obstáculos no solo por parte de las constructoras, sino también de los ayuntamientos que tienen en la actividad de la construcción de vivienda turística su principal motor económico. En este sentido, indica que el periodo de exposición pública obliga a paralizar la tramitación de urbanizaciones, algunas de ellas, concluye, son «auténticas barbaridades».
Artículo de Loreto Mármol publicado en el diario Información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.