Cercetas pardillas en el saladar de Agua Amarga

Cercetas pardillas en el Saladar de Agua Amarga (M.A. Pavón)

Esta semana, nuestro compañero Miguel Ángel Pavón avistó dos cercetas pardillas Marmaronetta angustirostris en el Saladar de Agua Amarga. Se trataba de una pareja, macho y hembra, que llegaron volando al atardecer a uno de los charcones que se encuentran inundados. Durante unos minutos estuvieron nadando y comiendo en el charcón. Al cabo de un rato se subieron a una mota para, al poco, pasar al charcón contiguo y continuar nadando por éste. En el momento de salir del agua, Miguel Ángel pudo comprobar que no portaban anillas.

Cercetas pardillas sin anillar en el entorno de El Hondo (S. Arroyo)

La grave situación de la cerceta pardilla, a causa de la caza y la degradación de los ecosistemas, en sus principales enclaves reproductores en Europa, las marismas del Guadalquivir y los humedales del sur de Alicante, ha llevado a la especie a su práctica extinción. Actualmente su población se sostiene por las periódicas sueltas de ejemplares procedentes de la cría en cautividad, realizadas por las administraciones autonómicas, en nuestro caso la Generalitat. Las aves liberadas son marcadas con anillas de PVC de lectura a distancia y metálicas. La observación de aves sin marcar evidencia el origen “salvaje” de estos ejemplares y su procedencia magrebí. Los humedales del Magreb constituyen el área de invernada de las pardillas europeas y mantienen una población potente que refuerza la exigua población ibérica. Ese flujo de pardillas magrebíes es esencial para empezar a recuperar la especie, por lo que es muy buena noticia que vayan apareciendo ejemplares sin marcar.

Imagen con los movimientos de una cerceta pardilla marcada con emisor en el Saladar de Agua Amarga (UMH)

Además de las cercetas pardillas observadas por Miguel Ángel, los investigadores de la UMH habían detectado la presencia de una cerceta pardilla que portaba un emisor, un ave sin marcar, “salvaje”, capturada en el Clot de Galvany esta primavera y a la que se le colocó un emisor GPS. Al parecer se trataba de un tercer ejemplar a juzgar por los datos aportados por el geolocalizador.

Sería importante que, durante lo que queda de temporada reproductora, los charcones del Saladar que se encuentran inundados mantengan sus niveles de agua a fin de que la cerceta pardilla y otras especies de aves ligadas a este humedal puedan nidificar con éxito.

Saladar de Agua Amarga (M.A. Pavón)

El Saladar de Agua Amarga, pese al maltrato al que es sometido por las más diversas administraciones, es un valioso espacio natural que bien podría convertirse en un enclave importante para la recuperación de la especie. Desafortunadamente, la mayor parte del Saladar se mantiene seco incumpliéndose las medidas correctoras de la ampliación de la Desaladora de Alicante, que contempla que se debe mantener inundada permanentemente toda el área incluida en el Dominio Público Marítimo Terrestre.

Cercetas pardillas anilladas en el Clot de Galvany (J. Ramos)

Por su parte, la Generalitat Valenciana, en el Plan de Recuperación de la cerceta pardilla en la Comunitat Valenciana, rehusó incluir el Saladar de Agua Amarga como zona de recuperación, cuando AHSA presentó alegaciones en ese sentido, pese a haberse registrado allí su reproducción.

De todas formas, desde AHSA seguiremos trabajando para conseguir la recuperación de la población de cerceta pardilla y la restauración ambiental del Saladar de Agua Amarga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.