Rivalidad entre carracas y grajillas

Las aves trogloditas ( aquellas especies que nidifican en oquedades) lo tienen complicado en el sur de Alicante, un territorio profundamente deforestado, donde escasean los agujeros propicios para la nidificación de estas especies, agravada en las últimas décadas con la desaparición de almendros y algarrobos de secano. Aunque los viejos ejemplares de palmeras alivian la falta de árboles, ofreciendo cavidades  tanto de agujeros naturales, fruto de la descomposición de sus tallos, como los horadados por los pitos reales para hacer nidos o para obtener alimento. Carracas, mochuelos, grajillas, abubillas o cernícalos se hallan entre las especies que dependen de encontrar una oquedad adecuada para poder nidificar. La desaparición del arbolado de secano se ha unido, en los últimos años, a la puesta en cultivo de antiguos huertos  o bancales con algunos pies de palmera, que han visto como han sido arrancados viejos ejemplares  con agujeros en sus grandes tallos.

La escasez de lugares para nidificar, aumenta la competencia entre especies, en el caso de las grajillas y las carracas, puede que las  más numerosas en utilizar los agujeros en palmeras, es ya un clásico. Las continuas y ruidosas peleas entre ambas especies son muy típicas en aquellas zonas donde coinciden, aunque esta rivalidad no se limita a los momentos de búsqueda de nidos y territorios para criar, incluso cuando ya casi está finalizada la temporada reproductora se producen refriegas entre ambas especies. Esta semana en un pequeño huerto de palmeras en las salinas de Santa Pola, un grupo de 15-20 grajillas insistían en inspeccionar el nido de una pareja de carraca, con un joven en las proximidades que observaba atentamente la bronca y que seguramente debía tener todavía al resto de pollos en el nido a punto de volar.

Finalmente las grajillas, consiguieron su objetivo de repasar los agujeros de la palmera pese a las protestas de la pareja de carraca. Una vez saciada su curiosidad siguieron camino, quien sabe si continuando la tarea de inspeccionar agujeros y de paso fastidiar un poco a sus rivales las carracas.

Aprovecho estas líneas para comentar la magnífica iniciativa de la Sociedad Ilicitana de Ornitología de colocar cajas nidos para carraca en postes y palmeras del Campo de Elche, sin duda será una gran ayuda para la conservación de la especie y de otras de similar tamaño como los mochuelos o los cernícalos.

Texto y fotos Sergio Arroyo Morcillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.