Tiempo de primeros vuelos

prueba de vuelo

Estos días comienzan a dar sus primeros vuelos los  pollos de gaviota picofina Chroicocephalus genei  de la colonia del Pinet, una buena parte de ellos ( 200) llevan una anilla de PVC y otra de metal como recuerdo de haber nacido en El Pinet en la primavera de 2015. Una marca que nos servirá para saber quienes son cuando pasados unos años vuelvan, ya adultos a esta colonia que les vio nacer. De momento, son  incansables demandantes de comida tanto a sus progenitores como a cualquier adulto que se acerque.

cebas 1

Su creciente apetito les impulsa a no quedarse esperando  a que traigan el alimento y ya comienzan a realizar incursiones en los alrededores en busca de algo que llevarse a la boca, aunque sea la ceba de sus compañeros de generación, pero los padres andan bien atentos y desaniman rápidamente a los  autoinvitados con un picotazo de aviso, aunque cuando hay demasiados tienen que llevarse a sus pollos a algún lugar con menos público.

cebas 2

La mayor parte de las cebas parecen estar compuestas de pececillos de pequeño tamaño, tal vez gambusias del Hondo a donde acuden todas las mañanas grupos de picofinas. Aunque no todos se conforman con la dieta de pescado, una picofina logra capturar un pollo de avoceta y huye perseguido por los adultos.

picofina con pollo de avoceta

Los  charranes comunes ya tienen pollos volantones que incluso se atreven a acompañar a los adultos a pescar en mar abierto, otros menos desarrollados esperan en las motas la llegada del alimento.

charran juvenil

Los charranes patinegros han vuelto a las salinas y traen con ellos algunos jóvenes que aguardan  pacientes la llegada de sus padres.

charran patinegro2

La gran cantidad de pollos  que hay en la colonia es una oportunidad para los cernícalos que regularmente acuden a cazar entre el alboroto formado por charranes y avocetas que intentan inutilmente evitar que se lleve a alguno de sus pollos.

cernicalo y charranes

 

 

cernícalo y charranes

No muy lejos de allí, en las extensas parcelas de alfalfa de Los Carrizales, un grupo de unos 70 moritos Plegadis falcinellus picotean entre la vegetación, con ellos podemos ver algunos jóvenes del año, fácilmente reconocibles por tener alguna mancha blanca en el cuello y la cara y el pico  poco desarrollado todavía.

morito en vuelo

Con los moritos están las garcillas bueyeras Bubulcus ibis, sus compañeras de colonia, que han venido también acompañadas de los primeros jóvenes del año. Tiempo de primeros vuelos.

morito joven

Texto y fotografía:  Sergio Arroyo

1 comentario en “Tiempo de primeros vuelos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio