Vuelven los chorlitos carambolos a Los Carrizales

 

El pasado 5 de septiembre Jana Marco y Oriol Palau localizaron un grupo de chorlitos carambolos Charadrius morinellus en Los Carrizales de ElcheDesde 2018 no se  había observado ningún ejemplar de la especie durante sus regulares paradas migratorias en este espacio natural. Se trata de un limícola que, al contrario que la mayoría de especies de este grupo ornitológico, no está en absoluto vinculado a las zonas húmedas. Sus áreas de reproducción se encuentra en la tundra ártica siberiana y en las praderas alpinas de diferentes macizos montañosos de Europa, la mayor parte en Escandinavia, aunque también nidifica en número significativo  en Escocia. En la Península Ibérica hay una  pequeña población en los Pirineos orientales. 

Al contrario que en la mayor parte de vertebrados, aunque al igual  que los falaropos, es la hembra de chorlito carambolo la que lleva la iniciativa durante el cortejo nupcial, siendo el macho quien asume las tareas relacionadas con la cría y cuidado de los jóvenes.

Se reconocen dos principales poblaciones, los nidificantes europeos que invernan en el Norte de África entre Marruecos y Libia; y los reproductores asiáticos que  probablemente invernan principalmente en Oriente Medio y África nororiental, aunque parece que podría producirse un considerable trasvase de ejemplares entre las dos zonas. Así, aves marcadas como pollos en Escocia y en Finlandia fueron recuperadas  durante la temporada de reproducción en Siberia oriental y en Mongolia respectivamente.

Los chorlitos carambolos abandonan sus áreas reproductoras durante la primera mitad del mes de agosto y a menudo hacen migraciones sin paradas hasta sus cuarteles de invierno, aunque en ocasiones hacen escala en pequeños grupos, frecuentemente en lugares  “tradicionales”, éste sería el caso de Los Carrizales de Elche, donde muestra una regularidad bastante alta, donde desde que se detectó por vez primera en 1998, han sido controlados todos los años excepto en 2013, 2017 y 2019.  Los carambolos suelen escoger parcelas labradas, barbechos o campos abandonados con vegetación rala o rastrojos. Este año, por vez primera, han sido localizados también en un saladar.

Las modificaciones que se producen desde hace años en Los Carrizales de Elche, con el aumento de la superficie dedicada al cultivo de especies arbóreas como el granado y el abandono de parcelas agrícolas por la falta de agua, podrían comprometer en un futuro la presencia de los chorlitos carambolos en el paraje.

Texto y fotos Sergio Arroyo Morcillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: