LA PLATAFORMA POR UN PUERTO SOSTENIBLE EXPRESA DE NUEVO SU MÁS ROTUNDO RECHAZO AL PROYECTO DE LOS MACRODEPÓSITOS DE COMBUSTIBLE DEL PUERTO DE ALICANTE POR SU GRAVÍSIMO IMPACTO SOBRE LA SEGURIDAD DE LA CIUDADANÍA, EL MEDIO AMBIENTE Y LOS SECTORES ECONÓMICOS DE ALICANTE

EXIGE A LAS ADMINISTRACIONES ACCIONES INMEDIATAS QUE IMPIDAN ESTA INACEPTABLE AMENAZA A LOS INTERESES GENERALES DE LA CIUDAD

Situación de la Planta de combustible proyectada y su afección a la ciudad de Alicante

Ante las recientes manifestaciones tanto del Alcalde de Alicante, Luis Barcala, no oponiéndose de forma clara y contundente al proyecto de los macrodepósitos de combustible del Puerto, como de la Consellera de Medio Ambiente, Salomé Pradas, dando vía libre a la posibilidad de autorizarlo,
desde la Plataforma por un Puerto Sostenible (PPS) se expresa de nuevo el más rotundo rechazo a este proyecto, que se pretende ubicar en los muelles 19 y 21 del Puerto. Un rechazo que la PPS ha mantenido desde que se conoció el proyecto hace ya cinco años, en 2018, cuya concesión
portuaria fue lamentablemente aprobada por el Consejo del Puerto en 2019 pese a las más de mil alegaciones presentadas, entre ellas las de los colectivos vecinales y ecologistas integrados en la Plataforma. La PPS vuelve a mostrar su oposición al proyecto por los siguientes motivos:


– Consideran que el Puerto de Alicante es un puerto urbano, integrado en una ciudad cuyo modelo económico básico es la actividad turística y que necesita cuidar y proteger su entorno litoral y costero. Critican que se esté “vendiendo” desde la Autoridad Portuaria y el Ayuntamiento una
supuesta apuesta por un modelo portuario de interacción con la ciudad basado en el ocio, el turismo y la actividad económica digital, con empresas innovadoras y tecnológicas, a la vez que se pretende dar vía libre a unas instalaciones claramente incompatibles con ese modelo y con el
horizonte de una economía descarbonizada enmarcada en la lucha contra el cambio climático.
– Denuncian que el proyecto supone tanto el tránsito por la bahía de Alicante de grandes petroleros como la operación de “bunkering” (trasvase de combustible de barco a barco), con el riesgo de emisiones y vertidos que afectarán a la ciudad, a sus playas y a los espacios marinos protegidos
de Tabarca y del Cabo de la Huerta. Señalan que esta práctica generó el pasado agosto graves vertidos a la bahía de Algeciras, afectándose a su litoral.
– Destacan que son evidentes los riesgos sobre la seguridad de la población de los barrios colindantes, incluidos sus centros escolares, y de la ciudad en general, por posibles incendios, explosiones y nubes tóxicas, que se agravarían por el efecto “dominó” derivado de la colindancia de los macrodepósitos con la planta petroquímica de fabricación de betunes asfálticos y la planta de fertilizantes químicos, en la que se manipula nitrato amónico. La PPS recuerda la explosión que se produjo en el puerto de Beirut en 2020 en un macrodepósito de nitrato amónico, con más
de 200 muertos y más de 7.000 heridos y, hace pocas semanas, la explosión de un solo depósito de combustible en Nagorno Karabaj, con más de 170 muertos y centenares de heridos.

– Alertan de que la ciudadanía de Alicante y sus sectores económicos se ponen en riesgo a cambio de nada y de que la sociedad promotora de la licencia es una sociedad “fantasma”, al estar en quiebra patrimonial y en situación de práctica inactividad, con cero trabajadores en nómina,
denotando que no puede ser la sociedad accionista real que debe estar detrás del proyecto, sociedad que parece querer ocultarse tras la supuesta sociedad promotora.

– La PPS no entiende que, a cambio de una concesión que supone el alquiler de parte de los muelles portuarios, equiparable a una operación inmobiliaria ordinaria, la ciudad de Alicante asuma un riesgo tan grave, señalando que si se tuviera un poco de respeto por la ciudad y un concepto adecuado del beneficio empresarial y de la responsabilidad social y medioambiental, se
renunciaría a esta ubicación como ya se hizo en el convenio que se firmó en 1995 por el Puerto, el Ayuntamiento, la Generalitat y el Gobierno Central para sacar del Puerto los depósitos de la antigua CAMPSA. Un convenio que, destacan, incluyó el compromiso de no volver a instalar este tipo de actividad en el Puerto por su peligrosidad.
– La Plataforma quiere recordar a Luis Barcala que el pleno del Ayuntamiento de Alicante aprobó dos declaraciones institucionales, en 2018 y 2022, rechazando la instalación de los macrodepósitos que fueron firmadas y votadas a favor por el Partido Popular y por el propio Barcala, así como que el Ayuntamiento no concedió la licencia que la empresa pretendía obtener
por silencio positivo para la primera fase del proyecto (hasta 100.000 toneladas), encontrándose el asunto pendiente de sentencia en el TSJCV.
– También quieren recordar al Partido Popular que apoyó en noviembre de 2021, junto con el resto de grupos políticos, excepto Vox, una PNL en Les Corts Valencianes en la que se rechazó de forma inequívoca este proyecto de instalación por insostenible y peligroso para la ciudad.
Desde la PPS se señala que han solicitado reuniones con carácter de urgencia para abordar tanto esta grave amenaza como otras actividades portuarias causantes del histórico conflicto Puerto-Ciudad, al nuevo Presidente de la Autoridad Portuaria, Luis Rodríguez, al Alcalde de Alicante, Luis Barcala, y a la Consellera de Medio Ambiente, Salomé Pradas, esperando ser convocados en breve a las mismas. Asimismo, anuncian que van a convocar en breve encuentros con concejal@s
de la oposición del Ayuntamiento de Alicante y con diputad@s de Les Corts Valencianes y del Congreso para solicitar el apoyo de los diferentes partidos a las reivindicaciones de la PPS. Por último, la Plataforma anuncia su intención de retomar la difusión entre la ciudadanía y los
colectivos sociales del riesgo de este proyecto para la ciudad, la organización de movilizaciones sociales como la que tuvo lugar en 2019, y las acciones administrativas y legales que pudieran corresponder tanto contra una nueva concesión portuaria para dos posibles nuevas fases que
supondrían el almacenamiento de más de 800.000 toneladas de combustible, como contra las licencias ambientales que pueda otorgar el Ayuntamiento de Alicante con el posible beneplácito de la Generalitat en materia ambiental y de emergencias ante accidentes graves.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.