TORRES ELÉCTRICAS QUE CONTINUAN MATANDO AVES DESPUES DE HABER SIDO DENUNCIADAS

Buitre electrocutado (GER)

El entorno de Vilanova de l’Alcolea, en la zona centro de la provincia de Castellón, es un espacio caracterizado por un paisaje combinado de bancales de secano, bosquetes de pino carrasco y matorral mediterráneo, que acoge una gran variedad de animales salvajes, entre las que destaca la diversidad de rapaces: águila real, águila perdicera, águila calzada, águila culebrera, busardo ratonero, cernícalos vulgares, aguilucho lagunero, aguilucho cenizo, gavilán, buitre leonado, alimoche, esmerejón, búho real, mochuelo común, entre otras.

Se trata de una zona donde la abundancia de rapaces se traduce también en un alto nivel de electrocuciones de éstas, en ese contexto el Grup d’Estudi i Protecció dels Rainyaires – Ecologistes en Acció (GER-EA) ha realizado un interesante estudio sobre el impacto de las electrocuciones de aves de este grupo faunístico.  El estudio se desarrolló sobre una superficie de unos 50 km 2, entre agosto de 2016 y 2018 para el seguimiento de rapaces y desde julio de 2017 a agosto de 2018 para la inspección de apoyos eléctricos.

Águila perdicera juv. y cuervo (GER)

Con el seguimiento de las rapaces se constató la importancia de la zona para la dispersión de jóvenes de águila perdicera, especie catalogada como vulnerable en el Catálogo Valenciano y especialmente afectada por las electrocuciones, además de la utilización habitual de los apoyos eléctricos por algunas especies de rapaces.

La inspección de los apoyos y líneas eléctricas se tradujo en la detección de 54 aves muertas, de las cuales más del 40% eran rapaces pertenecientes a 7 especies, el resto se trataba prácticamente en su totalidad de cuervos.

Un aspecto muy interesante del estudio es que hace una evaluación de la respuesta de la administración en cada caso denunciado por electrocución, comprobando el tiempo  que se tarda en rectificar los apoyos que han provocado la muerte de aves, considerando que existe una gran distancia de tiempo entre la electrocución, la denuncia, la recogida de las aves y la rectificación de los apoyo, destacando que el poste más problemático fue rectificado a los nueve meses, mientras otros lo han sido después de un año o siguen sin rectificar y por lo tanto continúan matando aves.

Búho real electrocutado (L. Fidel)

GER considera que la zona debería declararse zona prioritaria e incluso como zona de especial protección para las aves (ZEPA) por su gran biodiversidad tanto de especies catalogadas como “En peligro de extinción”, caso del aguilucho lagunero y milano real y “Vulnerables”, caso del águila-azor perdicera, aguilucho cenizo, alimoche, águila pescadora, halcón de Eleonor y cernícalo primilla y por la gran abundancias de otras rapaces como buitre leonado, busardo ratonero, búho real, etc..

El grupo ecologista reclama además que sea  la propia administración la que denuncie a la fiscalía la desidia de empresas eléctricas y propietarios privados,  la no rectificación de forma preventiva de las torres y líneas eléctricas peligrosas y exigen la  rectificación inmediata, en menos de una semana, de los apoyos eléctricos y cables de tierra que produzcan muertes de aves. Denunciando además que en Vilanova d’Alcolea solo el 26,3% de los apoyos con electrocuciones de aves se han rectificado, hasta la fecha.

Desafortunadamente la indiferencia de la Administración ante la muerte de miles de rapaces en toda la Comunidad Valenciana y la permisividad con las grandes empresas eléctricas no hace diferencias entre espacios protegidos  o no. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: