La Comisión Europea inicia una investigación sobre la situación de contaminación crónica por vertidos urbanos residuales e industriales en el espacio marino protegido de la Red Natura 2000 “LIC y ZEPA de Tabarca”, a petición de un colectivo de entidades vecinales y ecologistas de Alicante

Vertido en el barranco de las Ovejas (Cadena Ser)

La Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo ha admitido la denuncia promovida por las asociaciones vecinales AV Gran Vía Sur Puerto, AVV San Gabriel, AVV La Voz de La Florida y otras, y las entidades ecologistas Democràcia en Verd y Amigos de los Humedales del Sur de Alicante, para investigar la situación de contaminación crónica por vertidos fecales e industriales no autorizados del espacio marino LIC y ZEPA de Tabarca, que incluye un área de 14.000 hectáreas desde la playa de San Gabriel hasta el Cabo de Santa Pola e isla de Tabarca, y que abarca importantes hábitats y especies de muy alto valor ecológico que se encuentran en un estado de grave degradación y alteración de la biodiversidad  a causa de estos vertidos.

Esta denuncia se centra en el irregular funcionamiento de la principal estación depuradora de Alicante, la EDAR Rincón de León, de las dos únicas de que dispone la ciudad. Esta depuradora cuenta con 42 puntos de vertido reconocidos por el Ayuntamiento y no autorizados, 27 de los cuales vierten directamente al mar, y que se distribuyen desde La Cantera, la playa del Cocó-Postiguet, todas las dársenas portuarias, la zona urbana del cauce del Barranco de las Ovejas, la playa de San Gabriel y la zona litoral sur hasta la playa de La Almadraba, destacando el hecho de que 7 de esos puntos de vertido lo hacen directamente sobre el espacio natural protegido.

Todos estos puntos de vertido proceden de 3 emisarios submarinos y de aliviaderos de estaciones de bombeo y colectores que, al no contar con las obligatorias cámaras de retención, vierten alrededor de 12,5 millones de m. anuales de aguas residuales urbanas e industriales sin depurar cada vez que llueve o que hay averías, interrupciones o picos de aumento de población en periodos vacacionales. Esta red de saneamiento y depuración viene funcionando así desde hace más de 25 años, sin que las administraciones competentes, Ayuntamiento de Alicante y Conselleria de Medio Ambiente hayan tramitado en todo este tiempo el obligatorio expediente de autorización, lo que supone el flagrante incumplimiento de toda la normativa medioambiental y técnica establecida por las directivas europeas y la legislación nacional y autonómica.

Desembocadura del barranco de las Ovejas (J. Santamaría)

Resulta sorprendente que coincidiendo con esta denuncia ante el Parlamento europeo y con un procedimiento contencioso en los juzgados sobre estos vertidos ilegales, la Conselleria de Transición Ecológica y el Ayuntamiento de Alicante hayan presentado a exposición pública un expediente de “regularización” para la autorización del emisario submarino de la EDAR Rincón de León que vierte en la playa de San Gabriel (declarada en estos días “bandera negra”por Ecologistas en Acción) y de los 42 puntos de vertido reconocidos en el expediente, con la perversa intención de legalizar y perpetuar esta inadmisible e ilegal situación que venimos arrastrando tantos años, sin cumplir las exigencias legales existentes y a coste 0 euros.

Este colectivo de entidades ecologistas y vecinales y otras que se han sumado hemos presentado alegaciones a este expediente, alertando a la Conselleria de Transición Ecológica que si acepta el proyecto tal y como lo ha presentado el Ayuntamiento de Alicante, estará incumpliendo toda la

normativa europea, estatal y autonómica sobre esta materia y por tanto lo recurriremos a los Tribunales de Justicia. Además, hemos solicitado una reunión al Director General del Agua, del que todavía no hemos tenido respuesta.

Nuestras alegaciones se fundamentan, básicamente, en que se trata de un expediente iniciado en 1995 pero sin resolver y por tanto caducado, que está incompleto, que no dispone de Evaluación de Impacto Ambiental ajustada a la legalidad, que presenta documentación científica probatoria (elaborada por el Instituto Ecológico Litoral y por la Universidad de Alicante) de la degradación ambiental de la zona causada por la contaminación por los vertidos residuales (lo cual hace más incomprensible todavía la pretensión de autorizar las instalaciones tal y como se encuentran),  que es clamorosa la falta de control sobre las aguas vertidas sin depurar por 5 polígonos industriales a los colectores de la EDAR, que existen irregularidades en el pago de las tasas por vertidos, y que ignora los usos  de la zona protegidos por la ley como son la existencia de playas urbanas (con el consiguiente riesgo para la salud y la seguridad de los bañistas), el espacio marino protegido LIC de Tabarca y los puntosde captación de agua para consumo humano de las dos desaladoras.

Por último, denunciamos el modelo de saneamiento y depuración de esta ciudad, de forma que existe una red de infraestructuras VIP en la zona de San Juan, Cabo Huertas y La Albufereta, con una EDAR en exclusiva  de las 2 únicas  de que dispone la ciudad, y otra red para el resto de la ciudad que depende de la EDAR Rincón de León, que se encuentra obsoleta, sobrecargada, sin mantenimiento ni inversiones y que rechazamos rotundamente se pueda mantener en este estado y continuar contaminando nuestro patrimonio natural marino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: