Moritos anillados en Argelia, Francia y Rumanía, controlados en un bando en la Huerta de Catral

Moritos en la Huerta de Catral

El pasado mes de noviembre, en compañía de Jacobo Ramos, localizamos un espléndido bando de varios centenares de  moritos en un campo inundado en la Huerta de Catral. En total pudimos contar hasta 810 ejemplares concentrados en buscar alimento sondeando el fango con su curvado pico.  A ratos, asustados por el agricultor que vigilaba el riego de la parcela o el paso de algún aguilucho lagunero, levantaban el vuelo para volver a posarse un poco más allá.

Aguilucho lagunero en Catral, levantando estorninos a su paso  (S. Arroyo)

Entre los ejemplares del bando, localizamos hasta 6 ejemplares anillados, entre ellos dos provenientes de Argelia, la primera vez que  localizamos moritos marcados en el norte de África, ambos habían sido anillados como pollos en 2017 en una colonia situada en la desembocadura de varios oueds en la costa oriental argelina, no lejos de la frontera con Túnez. No hay registros posteriores a su anillamiento. Además pudimos leer las anillas de otros dos ejemplares anillados en La Camarga, en el sur de Francia, que ya habían sido observados por nosotros en el sur de Alicante, uno anillado en mayo de 2015 y controlado en Carrizales en septiembre de ese mismo año y que posteriormente lo hemos encontrado un par de veces este año. Luego tenemos a T1L que es un viejo conocido, anillado en 2010 y observado por vez primera en Carrizales en enero de 2013, posteriormente hemos coincidido en 6 ocasiones más durante estos años. Otro de los ejemplares controlados había sido anillado en la Albufera de Valencia en 2017 y ya había sido observado este año por nuestro amigo Xama en Carrizales.

Morito T1L en Catral (S. Arroyo)

Los programas de anillamiento de Francia y Argelia comparten esquema y color de anilla (blanca) con el programa que desde hace  años se realiza en España y los tres están centralizados en la base de datos de la Estación Biológica de Doñana (EBD), por eso al observar entre los moritos un ejemplar que portaba una anilla amarilla, rápidamente nos picó la curiosidad sobre su procedencia. Una vez consultada la página de cr-birding, pudimos ver que se trataba de un ave marcada en Rumania, pero después de varias semanas de haber enviado un correo a la dirección de contacto que figura en esta página web y no haber recibido contestación, nos pusimos en contacto con el Grupo Especialista de Cigüeñas, Ibis y Espatúlas de la Unión Internacional para la conservación de la Naturaleza, IUCN SSC por sus siglas en inglés, para preguntarles si tenían contacto con algún responsable del programa de anillamiento en Rumania, al parecer desconocían la existencia del mismo pero que intentarían recabar información sobre el mismo.

Será muy interesante obtener información sobre el movimiento de moritos desde  Europa oriental hacia el Mediterráneo occidental para poder documentar el probable origen de la población que se instaló en España a principios de los 90 y que de forma natural, sin intervención humana más allá de proteger las zonas de nidificación, ha posibilitado que se recuperará de forma sorprendente una especie que estaba extinguida en nuestro pais desde hacía décadas y que  incluso  ha permitido su dispersión por otros países de la región.

Texto de  Sergio Arroyo Morcillo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: