50 AÑOS DESPUES, EL AGUILUCHO LAGUNERO VUELVE A NIDIFICAR EN EL HONDO

Aguilucho lagunero macho con plumaje tipo hembra

Casi 50 años después de que desapareciera como reproductor en El Hondo, se detecta la nidificación de una pareja de aguilucho lagunero Circus aeroginosus. El “lagunero” es una especie habitual de los humedales del sur de Alicante, especialmente en El Hondo donde mantiene una destacada presencia invernal, con censos en dormidero que sobrepasan frecuentemente el centenar de aves, mientras que durante la temporada de reproducción prácticamente desaparece de nuestros humedales. En la Comunidad Valenciana la principal zona de reproducción es el Prat de Cabanes, nidificando también en la Marjal del Moro, la Albufera y la Marjal de Pego. En El Hondo se consideraba un nidificante escaso (3-4 pp.) hasta comienzos de los años 70 en que desaparece como reproductor. Navarro Medina, J. D. (1972): Panorama ornitológico de los embalses de «El Hondo» (Alicante). Ardeola 16: (228-239).

Pareja de aguiluchos tras ser entregada una presa, macho derecha, hembra izquierda.

Entre finales de mayo y comienzos del mes de junio es observado en varias ocasiones un ejemplar con plumaje tipo hembra  bastante contrastado, aquerenciado a un sector de la zona sur del parque natural. El día 7 de junio, en compañía de Jacobo Ramos, podemos observar como este ejemplar sobrevuela el carrizal con una presa entre las garras, en un momento determinado de entre la vegetación surge un segundo aguilucho, con plumaje también tipo hembra, al que entrega la presa y que vuelve inmediatamente al punto de donde había salido.  Posteriormente aparece un tercer ejemplar, éste con plumaje tipo macho, que sobrevuela la zona y es expulsado con determinación por el aguilucho de plumaje contrastado.

Macho nidificante expulsando de la zona a otro macho, éste con plumaje típico

En días posteriores el aguilucho sigue aquerenciado en la zona,  sobrevolándola a menudo o manteniéndose posado en las inmediaciones, con aportes de material para el nido y de presas para su pareja, con esporádicas salidas de ésta.

Macho con material para el nido

Con esta pareja de aguilucho lagunero tenemos un claro ejemplo de la variabilidad del plumaje de los machos de la especie, expuesta por tres investigadores franceses en 2013, que establecía  la existencia de una proporción de machos reproductores con plumaje marrón “tipo hembra” y  un amplio rango de variación del plumaje entre marrón “tipo hembra” y el plumaje “ macho gris típico de guía de campo”.

Texto y fotografías Sergio Arroyo Morcillo

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: