Category Archives: Salidas de campo

Crónica de la salida en barco de aves marinas 29/03/2015

Nueva edición de las salidas santapoleras de marinas el 29 de abril de 2015, con algo de sueño por el cambio de hora, que se pasa rápido gracias a que llevamos en el cuerpo toda la ilusión del mundo.

Después de la odisea de recoger el pescado el sábado en el Mercado Central(me lo cerraron y no quedaban carros así que me tocó cargar las cajas a mano…), nos presentamos tempranito en Santa Pola y Elías y Miguel Ángel  me ayudan a trasladar los bártulos.

Sergio, Krys y yo nos ponemos a cocinar el chum, mientras algunos otros cortan la inmensidad de pan duro que había.

Ya listos salimos de puerto y Jana no tardó en usar sus superpoderes para localizar delfines saltando, lo cual , además de muy contentos, nos dejó con la sensación de que ya sólo por eso la salida había merecido la pena. Pero es que Alex a continuación vio un fugaz pez luna, que no hubo manera de relocalizar.

Salpicón de delfín saltando

Salpicón de delfín saltando

Ya en los alrededores de los criaderos de pescado, vemos algo de migración (ya habíamos visto llegar una golondrina al zarpar) con alondras, lagunero, petirrojos, archibebe común… además de unos vuelvepiedras que utilizan los jaulones como comederos  improvisados.

Archibebe común

Archibebe común

Daniel ocupa mi puesto lanzando pescado ,pero la pereza suma de las gaviotas (adouines, patiamarillas, sombrías y cabecinegras) nos deja un poco con la sensación de que los bichos ya han comido y que, el resto del día, aquello va a ser un paseo romántico por la costa pero poco más. Desesperante ver como una horda de charranes patinegros  sale en vuelo desde los criaderos y termina por ignorar nuestro pescado.

Gaviota cabecinegra

Gaviota cabecinegra

Gaviota sombría

Gaviota sombría

Patiamarilla persiguiendo a adouin

Patiamarilla persiguiendo a adouin

Así que decidimos partir hacia los alrededores de Tabarca.

Jana coge el lanzador de chum mientras yo tiro algo de aceite de sardina para dejar rastro sin saber lo que se avecinaba.

Primera encendida de motores y vemos que las gaviotas saltan sobre el rebufo del barco ¿¿¿¿????

-Espera Cesar! Ve un poco más lento!

Desaparece el rebufo y los bichos se dispersan…

-Cesar, ¿puedes ir un pelín más rápido para agitar más el agua? Parece que a los bichos les mola…

Y así comenzó todo.

Primero dos, luego tres, luego 6 gaviotas de adouin se iban sumando a nuestra estela mientras Jana lanzaba bien alto el chum para que se viera bien desde lejos, hasta que el séquito era espectacular.

(Una de ellas por cierto, anillada BF30 por Sergio en  2010 en Torrevieja y que nos visitó después de varias vueltas por Málaga y  Cartagena según pudimos saber después al comunicar la anilla).

Gaviota de adouin anillada BF30

Gaviota de adouin anillada BF30

Las parejas de charranes comunes también hicieron su aparición, anunciándonos ya su próxima llegada a sus lugares de cría en la costa de Santa Pola.

Charrán común

Charrán común

Fue entonces cuando todas las gaviotas, sin razón aparente, se alzaron como un plato anunciando que algo estaba ocurriendo.

-Mirad bieeeeen! gritó Jana avisando que algún bicho gordo podía estar llegando.

Y justo entonces un precioso págalo grande manchado de blanco en la cabeza entró en escena a lo bestia para robar pescado. El barco fue una fiesta de sonidos de obturador de cámara.

Págalo grande con marcas blancas en cabeza

Págalo grande con marcas blancas en cabeza

En una de esas fotos se aprecia que además IBA  ANILLADO!!!!!, pero en todo el resto la anilla metálica queda oculta entre el plumaje, y la de lectura a distancia parece no estar….así que no podemos saber su procedencia.

Págalo grande anillado

Págalo grande anillado

_MG_0225

Págalo grande con patas plegadas. La anilla/anillas quedan ocultas

Este mismo bicho hizo varias apariciones posteriormente, demostrando que , aunque parezca que desaparecen, siempre vigilan desde la distancia para volver cuando les apetece.

Pagalo grande (abajo) y todo el resto del mundo de las gaviotas (arriba)

Pagalo grande (abajo) y todo el resto del mundo de las gaviotas (arriba)

Casi al mismo tiempo, las pardelas baleares cruzaban una y otra vez la estela del barco sin pararse demasiado, aunque un par de balsas de ellas se dejaron ver bastante bien (conté  unas 40 pardelas en la foto a la primera balsa).

Pardela balear

Pardela balear (Puffinus mauretanicus)

Una de ellas, por cierto, bastante blanquita como para ser ligera candidata a Pardela mediterránea (Puffinus yelkouan)

Pardela mediterránea?

¿Pardela mediterránea (Puffinus yelkouan)?

Y cómo no, los alcatraces atlánticos de distintas edades también hicieron su aparición regalándonos algún picado entre las gaviotas.

Primer invierno de alcatraz atlántico

Primer invierno de alcatraz atlántico

Alcatraz atlántico adulto

Alcatraz atlántico adulto

Según llegamos a Tabarca, las patiamarillas iban sustituyendo gradualmente a las adouines, teniendo finalmente un grupo tras la embarcación que en ocasiones llegaba a impresionar, además de nuevas balsas de pardelas que descansaban tranquilamente.

Balsa de pardelas baleares levantando el vuelo

Balsa de pardelas baleares levantando el vuelo

Fue entonces cuando Óscar tomó el mando del lanzador e hizo aparecer un segundo págalo grande (este sin tanto blanco en la cabeza y con algunas plumas del ala que le faltaban) que volvió a poner firmes a todas las asistentes.

Págalo grande con marca alar

Págalo grande con marca alar

Lanzamos el bloque congelado de chum, pero no pareció tener demasiado éxito, ya que no terminó de concentrar a los bichos que seguían pareciendo estar más atraídos por el movimiento del agua detrás de nosotros. Sólo algunos cormoranes moñudos se acercaron a curiosear….

Cormoranes moñudos y chum congelado

Cormoranes moñudos y chum congelado

Una vez terminado todo el pescado, y con las retinas bien llenas de bichos, nos volvemos charlando animadamente hasta Santa Pola los 28  marineros pajareros (y una alondra-bisbiteña…)

alondra-bisbita??

alondra-bisbita??

Un final genial , para resumir el buen ambiente que se vivió en el barco y los buenos ratos que nos hicieron pasar, como siempre, las aves.

Miguel Ángel Andrés

www.dbicheros.com

 

CRÓNICA DE LA VISITA A PÉTROLA – CORRAL RUBIO

 

El sábado pasado, 12 de abril, hicimos la tradicional visita primaveral de AHSA a la zona de Pétrola – Corral Rubio. Iniciamos la visita Jose, Araceli, Fernanda, Noelia y el que suscribe. En Bonete nos esperaba Jacobo para unirse al grupo y ejercer de guía. Con una mañana luminosa, que poco a poco deshacía los restos de niebla, comenzamos por buscar avutardas en unos cultivos de las afueras del pueblo. Al llegar a la zona nos salen en vuelo 3 o 4 sisones quedándose a una distancia suficiente para disfrutar de la observación de los machos con el cuello contrastadamente negro. Mas adelante, varios machos de avutarda, todavía con buena luz, aunque ya empezaba reverberar las imagen en la distancia, se pavoneaban entre el cereal, llegando a contar mas de 30 ejemplares en la zona, la mayoría machos.

Calandria

Continuamos camino hacía Corral Rubio haciendo parada en El Bachiller, y las dos charcas que se encuentran antes de entrar al pueblo, donde podemos ver las primeras pagazas piconegras que con su peculiar reclamo revolotean sobre los campos del entorno, patos colorados, azulones, cucharas, una pareja de ánade friso, bastante fochas, flamencos y algunos limicolas, no mucha cantidad pero si variedad, avocetas, cigüeñuelas, chorlitejos patinegro y chico, avefrías, andarríos chico y bastardo, archibebes comunes, oscuros y claros, picoteaban en las orillas. También algunos aguiluchos laguneros y un ratonero sobrevolaban la zona. Las charcas del otro lado de Corral Rubio no aportan gran cosa a nuestro listado de especies, continuando camino hacía Pétrola a través de pistas de tierra. A mitad de camino nos sobrevuelan varios machos de avutarda, ofreciéndonos una estampa magnífica.

avutarda en vuelo

En la entrada a la laguna de Pétrola, en las aguas pestilentes del vertido de la depuradora del pueblo vemos una garza imperial, acompañada de una pareja de tarros, que levanta el vuelo enseguida. Las tripas nos recuerdan que es hora de almorzar y nos apostamos en el otero que domina la laguna para observar la colonia de flamencos que ya incuban sus nidos, reidoras, pagazas y alguna cabecinegra que también se han instalado en las islas de la laguna.

CucharaColonia de flamencos

Mientras damos cuenta de nuestros bocadillos, seguimos admirando la explosión de vida en la laguna, observando también zampullines cuellinegros, malvasías y porrones. Un milano negro planea frente a nosotros, aquerenciado a un almendro que le sirve de percha cada pocos minutos.

pagaza piconegraMilano negro

Poco a poco entre grandes nubes y algún trueno se forma una tormenta, provocando un cambio de color de la laguna que adquiere un extraño tono verdoso contrastado con la mancha rosa de la colonia de flamencos.

flamenco en vuelo

 

 

Llega la tormenta

Las primeras gotas nos animan a continuar nuestro camino, que nos lleva a la laguna del Salobrejo, donde desde el puente de la vía del tren, apuramos los últimos momentos observando algunas cercetas comunes, agachadizas y demás fauna acuática, vigilada de cerca por tres laguneros. Poniendo punto final a una estupenda jornada primaveral.

viendo bichos enel salobrejo

Fotos y texto de Sergio Arroyo

Salida en barco para avistar aves marinas en la costa de Santa Pola

Observadores: Álvaro Díaz, María Lorente, Javier Seoane, Sergio Arroyo, Jacobo Ramos, Jana Marco, Ana Van der Hofstadt, Toni Zaragozí, Germán López, Juanma Ferreira y Miguel Ángel Andrés.

Después de mucho tiempo con la idea de ver aves marinas desde una embarcación, el pasado domingo 23 de febrero  nos pusimos de acuerdo un grupo de amigos para hacerlo realidad desde Santa Pola.  El plan: merodear por los islotes de levante de la Isla de Tabarca y recorrer la bahía, acercándonos a los criaderos de lubina y dorada de Guardamar que atraen a diversas especies en busca de alimento frente a la desembocadura del Segura .

Buscado el barco y conseguido el chum (mezcla de pescado machacado), embarcamos los 11 valientes más nuestro patrón.

Observando desde la lancha

Observando desde la lancha

Nada más subir, todo el mundo colabora en despedazar el pan con el que se van a poner moradas las gaviotas al mezclarlo con el chum, lo que servirá para llamar la atención del resto de aves marinas. Por cierto, no sobraba ni una capa de ropa y eso que hacía solecito, pero en una lancha en el mar las cosas son muy diferentes a cuando estás en tierra.

Mientras tanto, la rápida pasada de un págalo lejano nos ayuda a alimentar esperanzas y ver que hay posibilidades de éxito.

Ya en los criaderos de Guardamar, las gaviotas descansan posadas en los postes y algunas ardeidas salen volando como temiéndose la que íbamos a montar.

Gaviotas posadas en los criaderos de Guardamar

Gaviotas posadas en los criaderos de Guardamar

Garza real

Garza real

Los primeros lanzamientos de chum parecen no importar a las gaviotas que continúan a lo suyo,  lo que nos deja a todos pensando si nos vamos a tirar la mañana alimentando peces en lugar de aves… Menos mal que a Álvaro Díaz se le ocurre que el problema está en que no se fían de nuestro barco (¿tan mala pinta llevábamos?…) y que si nos retiramos acudirán.

revuelo de gaviotas por el chum

Revuelo de gaviotas por el chum

Y así ocurrió: Gaviotas patiamarillas, reidoras, adouin, cabecinegras, charranes patinegros…acuden al revuelo del pescado fresco (bueno…fresco, fresco tampoco es que estuviera muy fresco a juzgar por el pestuzo que echaba aquello…). Algunas pardelas nos pasan cerca y un precioso adulto de alcatraz vuela frente a la lancha a ras de agua,  lo que nos permite a todos hacerle fotos y disfrutar a placer.

Alcatráz levantando el vuelo (A.Jacobo.Ramos)

Alcatráz levantando el vuelo (A.Jacobo.Ramos)

Alcatraz (Juanma Ferreira)

De camino a Tabarca entra en acción Jana Marco para avisarnos de uno de los espectáculos del día: una preciosa balsa de pardelas baleares que levantan el vuelo cuando nos acercamos demasiado. Mientras tanto, los alcatraces siguen pasando para que no perdamos la costumbre.

Balsa de pardelas baleares (A. J. Ramos)

Balsa de pardelas baleares (A. J. Ramos)

Al reanudar la marcha dos alcas (Alca torda) nos observan mientras de vez en cuando bucean para pescar. Se les nota que están deseando que nos marchemos.

Pardela balear en vuelo (Juanma Ferreira)

Pardela balear en vuelo (Juanma Ferreira)

Pardela Balear (M.A. Andrés)

Pardela Balear (M.A. Andrés)

Pero lo mejor estaba todavía por llegar. Tras llegar cerca  del islote de la Nao y tirar otro buen puñado de chum las gaviotas de nuevo se acercaron al retirarnos. Cuando estábamos disfrutando del espectáculo dado por gaviotas, pardelas y alcatraces, un aviso de Jana pone a todo el barco de fiesta porque llega un impresionante págalo grande (Stercorarius skua) que sólo con su presencia es capaz de levantar el vuelo de todas las gaviotas. Tras algunas persecuciones típicas págalo-gaviota y algunas pasadas cercanas al barco decide retirarse.

Págalo grande (M.A. Andrés)

Págalo grande (M.A. Andrés)

Págalo grande persiguiendo a  una gaviota patiamarilla(M.A. Andrés)

Págalo grande persiguiendo a una gaviota patiamarilla(M.A. Andrés)

Págalo grande levantando gaviotas(M.A. Andrés)

Págalo grande levantando gaviotas(M.A. Andrés)

Págalo grande e iglesia de Tabarca (M.A.Andrés)

Págalo grande e iglesia de Tabarca (M.A.Andrés)

Págalo con Tabarca de fondo ( Juanma Ferreira)

Págalo con Tabarca de fondo ( Juanma Ferreira)

Traté de explicarle a Vicente, nuestro patrón de barco, por qué todo el mundo nos habíamos vuelto locos con el págalo, pero no sé si nos llegó a comprender del todo o pensó que no debía pasar mucho más tiempo con nosotros once en alta mar por si acaso…

Picado de alcatraz (S.Arroyo)

Picado de alcatraz (S.Arroyo)

Una vez agotado el chum y cumplida la hora (3 horas de navegación), volvemos a Santa Pola comentando la jornada y disfrutando de los últimos paisajes cercanos de Tabarca. Descubrimos en uno de los islotes un alcatraz descansando  que parece no estar bien porque no se inmuta al acercarnos. Ante la imposibilidad de recogerlo sin nadar, Toni llama al centro de recuperación para que lo atiendan lo más pronto posible, lo que puso la nota solidaria del día.

Alcatraz herido (M.Angel Andrés)

Alcatraz herido (M.Angel Andrés)

Ya en el puerto, foto de equipo  y cervecita final para intercambiar correos y experiencias, lo que termina de confirmar que la jornada ha sido espectacular gracias no sólo por los bichos, sino también por  la buena gente con la que me he subido al barco.

El equipo al completo

El equipo al completo

Miguel  Ángel Andrés.

Crónica de la salida a las Salinas de San Pedro del Pinatar

Correlimos común (Foto:F. Sanjuan y A.Consuegra)

Correlimos común (Foto:F. Sanjuan y A.Consuegra)

Iniciamos la salida  con la visita a las Charcas de Lo Monte, éstas  son las balsas de lagunaje de la antigua depuradora del Pilar de la Horadada. Con la construcción de una nueva planta de depuración de aguas son  utilizadas para almacenar el agua depurada que posteriormente se distribuye a diferentes balsas de riego de la zona y  que una vez naturalizadas sirven de refugio a una amplia variedad de  especies de aves, a esta zona húmeda le dedicamos un artículo en La  Matruca de  hace 2 años. El Ayuntamiento del Pilar de la Horadada la  ha acondicionado  con observatorios para ser visitada  y una pequeña  aula para impartir charlas. Recientemente ha sido declarado Paraje  Natural Municipal por la Generalitat Valenciana. Quedamos con el amigo  Alfonso Samper, verdadera alma de este proyecto, para que nos enseñara  las nuevas actuaciones. Pese a que no había la variedad de aves  acostumbrada en esta zona húmeda, disfrutamos comprobando como con  poco presupuesto, pero con voluntad, se pueden hacer grandes avances  en la conservación de las zonas húmedas.

Entre las aves que pudimos ver en la zona están:

3  ex. chorlitejo chico

1 ex.  andarríos grande

1 ex. andarríos chico

mas de 50 patos cucharas

Porrón común

2 ex. ánade friso

unos 30 ex. zampullín cuellinegro

garza real

Cormorán

cigüeñuela

malvasía, solamente un ejemplar

zampullín chico, abundante

Correlimos tridáctilo ((Foto:F. Sanjuan y A.Consuegra)

Correlimos tridáctilo ((Foto:F. Sanjuan y A.Consuegra)

Salinas de San Pedro:Mota hacía las Encañizadas

Vuelvepiedras (Foto:F. Sanjuan y A.Consuegra)

Vuelvepiedras (Foto:F. Sanjuan y A.Consuegra)

Gran número y variedad de aves que nos hicieron disfrutar del trayecto  a lo largo de la mota que une Lo Pagan con las Encañizadas (punto de  encuentro del mar Menor con el Mediterráneo), favorecida  seguramente  por la disponibilidad de alimento en forma de grandes  concentraciones  de artermia salina, que era picoteada afanosamente por los limícolas  que flanqueaban las orillas de los charcones. En uno de ellos  permanecía el habitual bando invernal  de zampullín cuellinegro con al  menos 260 ex.

Chorlitejo grande(Foto:F. Sanjuan y A.Consuegra)

Chorlitejo grande(Foto:F. Sanjuan y A.Consuegra)

Además:

Chorlitejo grande

Correlimos tridáctilo

Combatiente

Correlimos común

Correlimos menudo

Archibebe oscuro

Flamenco

Avoceta

Gaviota picofina

Vuelvepiedras

Un gran grupo de 96 garzas reales con 32 espátulas , 64 cormoranes  grandes  y unas cuantas garcetas comunes posados en una de las motas  interiores de las salinas.

Ya en las Encañizadas la agradable sorpresa de dos confiados  correlimos gordos que, atareados en su faena de conseguir alimento, se mantenían ajenos a los observadores que estábamos a menos de tres  metros de distancia. Mas lejos, un grupo de al menos 15 zarapitos reales, varios archibebes claros y comunes, chorlitos grises, una  solitaria garceta grande, un bando de 20 charranes patinegros y buenos grupos de limícolas que la distancia y el contraluz nos impidieron identificar adecuadamente.

Correlimos gordo(Foto:F. Sanjuan y A.Consuegra)

Correlimos gordo(Foto:F. Sanjuan y A.Consuegra)

La llegada al Mediterráneo solamente nos aportó la observación de un par de gaviotas de Audouin, algunas patiamarillas y comprobar  como se  mantiene la desafortunada costumbre de retirar los arribazones de  posidonia, incluso en espacios protegidos.

Después de almorzar o merendar, porque nos dieron las 4 de la tarde,  volvemos a Alicante, haciendo una parada en el cabo Cervera para

intentar la observación de aves marinas ( con la vana esperanza de  detectar el inicio del paso de parcela cenicienta). Intento que   solamente nos deparó la observación de un alcatraz inmaduro acosado  por las insistes patiamarillas, unos pocos charranes patinegros que  pescaban en la costa, el paso de alguna gaviota de Audouin y una  gaviota cabecinegra.  La observación en los bajíos del cabo de un

pequeño grupo de tridáctilos, chorlitejo grande y correlimos comunes  acompañados de una garceta común pusieron punto final a esta agradable  jornada de pajareo.